Foto: archivo.

“Es una tos que asfixia a los niños y a los adultos; el problema más grave es la falta de asistencia, los dispensarios  no cuentan con medicina” afirma Trino Ávila.

La población warao, proveniente de los caños del Orinoco, señala la presencia de tosferina en los niños y adultos, específicamente en la comunidad de Bonoina, localizada en la parroquia Manuel Renauld, municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro.

De acuerdo al testimonio del informante “más de diez personas se encuentran afectadas. Comenzó con una familia, luego se extendió a otro grupo familiar, sin duda es tosferina, tiene todas las características” sostiene Ávila.

Sin embargo, los casos no han sido confirmados ante la ausencia de médicos y las autoridades de salud en los caños del Delta.

Según el relato de Trino, su familia también fue afectada por la tosferina “no hallaba qué hacer, sin medicina, lejos de la ciudad y aislado en esos ríos, la desesperación se adueña de uno”  sostiene.

“Hay que sobrevivir con la medicina natural, un adulto sabio de la comunidad, me recomendó enterrar coco seco rellenado con azúcar,  la morena, encima me puso arder un fogón durante la noche entera, para luego desenterrarlo. Se forma una especie de melao de jarabe, eso me curó a los hijos” continúa su relato Trino Ávila.

El municipio Antonio Díaz es una localidad con intrincada  geografía, formada por una maraña de ríos, caños, islas, manglares y morichales que desemboca en el Océano Atlántico y el Caribe.

Este espacio natural  sirve de asentamiento a 25 mil waraos del Delta Amacuro; población originaria que sobrevive de las riquezas naturales de la madre tierra y sin las mínimas presencia de los servicios básicos.

Loading...
Compartir