Revuelven la basura en busca de comida

La escena de la gráfica se repite a diario en todos los confines de Venezuela, Delta Amacuro no podía ser la excepción

Son los indicadores indeseables de una crisis que nos ha tornado a nuestras necesidades más esenciales, con comer tres veces al día podemos considerarnos reyes.

Es una bofetada a la sandez política de aquellos que optaron por decir, “aunque el precio del petróleo llegue a cero, Venezuela seguirá igual, estamos preparados para resistir cualquier bajón y continuar satisfaciendo las necesidades del pueblo”.

Son trompadas a fanatismos e ideologías que colocan las ideas por encima de la realidad, sin detenerse a pensar que las mejores ideas surgen con la barriga llena y el corazón contento.

Cuanto mejor sería que nos convirtiéramos, no en recolectores de basura sino en labriegos del campo, recogiendo una copiosa cosecha de arroz y granos.

Habrá quienes le echen la culpa al petróleo, o excremento del diablo como lo llamó Pérez Alfonzo, sin embargo la cruda realidad es que hemos desperdiciado otra oportunidad histórica de salir adelante, manejando, como diría Carlos Andrés Pérez, “la abundancia con criterio de escasez”.

Loading...