La Casa Club Árabe Deltana camino de convertirse en realidad

No hay un solo estado oriental que no albergue una, apenas falta Delta Amacuro.

La nación árabe esta constituida por ciudadanos progresistas, sumamente fieles a sus tradiciones, también por personas visionarias y agradecidas, que saben que el dátil que siembran hoy, lo cosecharan las generaciones futuras cincuenta años después.

No hay mayor gesto de desprendimiento en persona alguna, que poner el mayor de sus esfuerzos en consolidar unos espacios destinados a la reunión de familiares, conciudadanos y amigos, con el objetivo de pasar ratos de sano esparcimiento y organizar actividades dirigidas a promover la diversidad cultural, mientras se estrechan lazos de hermandad entre personas de distintos orígenes.

El principal promotor de la idea, Karim Abou, comerciante libanes con 30 años de residencia en el país nos explica: “Esperamos culminarlo en 5 años, serán 2.900 metros cuadrados de construcción con áreas sociales, canchas, piscina, estacionamiento, y hasta un pequeño hotel de lujo para albergar a los artistas y personalidades que visiten el Delta, no va a tener nada que envidiarle a ningún otro club del país”.

“Las restantes casas árabes van a apoyarnos, también la gobernadora Dra. Lizeta Hernández nos ha dicho que nos ayudara, unos 700 ciudadanos de origen árabe y sus hijos nacidos en Venezuela colaboran regularmente, pronto pondremos a la venta las acciones, que pueden ser adquiridas por todo aquel que esté interesado, para levantar fondos que nos permitan culminar la obra”.

El sueño marcha a paso lento pero seguro en las inmediaciones de Vargas, la Casa Club Árabe Deltana va camino de convertirse en realidad.

Loading...