Varias cajas del Clap. Imagen ilustrativa, archivo tomado de internet, sin autoría especificada.

Las familias de la comunidad de Coporito, sector que está más al sur de Tucupita, denuncian que tienen tres meses sin que les vendan los combos alimentarios del Clap.

Esta zona está en aislamiento preventivo, impuesto por Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, desde hace aproximadamente un mes. Oficialmente alegaron que sus habitantes no estaban colaborando con la prevención del Covid-19, al permitir el ingreso no reportado de emigrantes retornados.

Una vecina de esta comunidad informó que tienen  tres meses desde que no les llevan las cajas alimentarias del Clap. Según la vulnerada, la última vez que les vendieron esta comida fue en marzo, antes del encierro social por coronavirus.

El abordado explicó que, aun cuando llega la “bodega móvil”, un sistema generado por el gobierno regional,  no pueden adquirir suficiente comida por su alto coste.

“Acá en la comunidad se encuentran personas desempleadas con hijos. Mandan esa bodega que con un producto pagaría la caja de alimentos”, afirmó la afectada.

Hasta ahora no han recibido información alguna de parte de los denominados “jefes de calle”.

Loading...
Compartir