Entrada a Guyana

El contrabando de gasolina hacia Guyana ha ido decreciendo progresivamente, su precio en el vecino país bajó y no genera tantos dividendos como antes a los traficantes, por ende van decantándose hacia los alimentos.

En tres lugares por lo menos van dejando jugosas propinas hasta hacer llegar el arroz, la harina, el azúcar y la pasta a Tucupita.

Lo que el gobierno nacional frenó, prohibiendo la compra oficial de arroz a Guyana a raíz de la reanudación del diferendo limítrofe, continúa por los caminos verdes.

Con la escasez de alimentos que hay, ni cortos ni perezosos los deltanos han echado por tierra la limitante gubernamental, trayendolos de contrabando.

Una prueba más de que debemos dejar de pensar en pajaritos preñados y establecer cauces o puentes para la negociación directa con Trinidad, Guyana y Surinam, aprovechando la ventaja de limitar con tres naciones.

Son bendiciones que no sabemos aprovechar.

 

 

Loading...