Deserción universitaria alcanza un 30%

Los costos de impresión, el transporte, la comida, son muchos de los factores que atentan contra el deseo de estudiar.

“Los jóvenes priorizan el sector laboral, quieren disponer de dinero para contribuir con la economía familiar, y poder defenderse en el día a día”, señaló el conocido comunicador social Rafael Sarabia.

“Es dramática la situación, nuestra juventud prefiere bachaquear antes que tomar un libro, piensan que los beneficios producto de la venta ilegal de mercancías le van a durar toda la vida, cuando es algo coyuntural producto de la crisis económica, que una vez que pase los va a dejar igual o peor que antes, sacrifican el futuro por un presente incierto”, indicó.

La tendencia es creciente sobre todo en las universidades públicas, “más de la mitad de los cupos asignados por la OPSU, para cursar estudios en un universidad nacional son desechados, los padres no pueden siquiera pagar la residencia”.

Lo anterior es también una forma de frustrar a un joven, que ve como se le imposibilita estudiar la carrera de sus sueños, “muchos ni siquiera optan por el estudio al saber que aun teniendo el promedio exigido, no podrán salir de su estado, los embarga la resignación y se olvidan de sus metas, aparcan su proyecto de vida”.

Lo anterior es una contradicción en un país que se jacta de tener la tercera matricula mundial a nivel universitario, “de que nos sirven esos números cuando no le vemos mayor valor al estudio, es menester brindar facilidades a los jóvenes para que puedan crecer formándose a nivel superior, de lo contrario habremos perdido cuanto hayamos podido adelantar y pondremos en riesgo el futuro de la nación”, finalizó Sarabia.

Loading...