Una anaquel con comida en Tucupita, imagen de archivo / Tanetanae.com.

La dolarización de facto ha afectado a la mayoría de los deltanos, quienes ahora aseguran trabajar como «esclavos» para intentar tener acceso a los bienes y servicios, valorados en dólares. Esta realidad ahora tiene a los comercios de Tucupita totalmente vacíos de usuarios, solo una minoría tiene acceso a la divisa extranjera.

Arribar a un comercio de la localidad supone aguardar por más usuarios que , tan pronto arriban, consultan los precios y se marchan con las manos vacías ante los precios dolarizados, mientras en sus bolsillos solo poseen sus sueldos en bolívares, que se devalúan  cada instante.

Los únicos días en los que se vio a la localidad con relativa actividad comercial inusual, fue cuando los gobiernos nacional, regional y local, saldaron los bonos de fin de año. Se trató de una muestra de que la mayoría de los deltanos dependen básicamente del Estado venezolano.

Los comerciantes han aprovechado la liberación simulada de los precios, para no tener que perder frente a una devaluada moneda nacional. Han explicado en reiteradas ocasiones que, al igual que el usuario, han tenido que mantener sus negocios abiertos bajo la dolarización.

Durante la semana pasada y este lunes 9 de diciembre, los comercios de Tucupita permanecen solitarios. No todos los clientes tienen la capacidad de generar los dólares fácilmente, como sí lo han logrado en su mayoría los funcionarios de alta jerarquía de la administración pública y los comerciantes vinculados- disimuladamente- con el chavismo.

Loading...
Compartir