La economía oscura del deltano

La economía deltana es un fiel reflejo de la situación económica del país.

Las opciones para hacerse con un empleo formal son pocas, y casi todas las oportunidades de trabajo marchan por los caminos verdes, fuera del aparato legal, y de las formas convencionales y legitimas de la economía.

En un orden caprichoso, sujeto a discusión, se puede enumerar las principales opciones empleadas por los deltanos para valerse por sí mismos de la siguiente manera:

1.- Lotería de animalitos.

2.- Bachaqueo.

3.- Delincuencia.

4.- Contrabando.

5.- Éxodo y prostitución.

Lo peor es que no se ve por dónde ni de qué manera podría cambiar el retorcido modus vivendi, al contrario, tiende a empeorar, y mientras eso sucede, el deltano sueña, despierto y dormido, en clave de animalitos, en vez de considerar ahorrar o invertir lo poco que pueda.

Vale decir lo mismo del bachaqueo, actividad laboral reina para muchas amas de casa deltanas y padres sustentadores del hogar, amén de uno que otro vivo, que argumentan que haciéndolo ganan dos o tres veces lo que obtendrían en una oficina.

La delincuencia continua imparable, agudizada quizá por las carencias, sin que los 23 o 24 planes de seguridad de la nación le pongan coto.

El contrabando de lo que sea, aunque se trate primordialmente de combustible y alimentos, ha crecido a pasos agigantados convirtiéndose en una de las actividades más trajinadas y requeridas, habida cuenta la escasez de ciertos rubros y la lenidad de las sanciones penales.

El éxodo a otros países y la prostitución se emparentan, una pequeña parte de las personas que se van lo hacen para prostituirse, buscando mayores ingresos y la oportunidad de emprender un proyecto de vida autónomo una vez que regresen, con el dinero que hayan podido atesorar.

En fin, son 6 caminos sin que ninguno de ellos represente la opción laboral digna, que toda persona querría desarrollar, ni se avizore un cambio en el panorama económico.

Es la economía oscura del deltano.

 

 

 

 

Loading...