La economía ya está dolarizada y el precio de los alimentos lo dicta el paralelo

Aunque el gobierno nacional lo niegue, la dolarización de la economía venezolana ya es un hecho desde el mismo momento en que se tomó como referencia el precio del dólar paralelo o ilegal a través de un portal web en Delta Amacuro, los efectos de la cuestionada praxis, es similar a lo que ocurre en todo el país.

El comercio impone precios a partir del dólar paralelo como referencia, pero el salario sigue siendo un Bolívar en deterioro.

Aquella frase, “Delta Amacuro no es Venezuela” porque lo que se respiraba en el escenario nacional, se vivía de una forma distante, ya cambiado tanto que los males conocidos en el país, se ha convertido en una cotidianidad.

Especulación, aumento del comercio informal de forma anárquica, compra y venta de dólares en casas, comercios, redes sociales; y otras formas de intercambio sin el más mínimo control, forman parte de una realidad denigrante, con claras incidencias en el precio final de productos.

Este precio dolarizado es evidente en los automercados, y se observa con mayor énfasis en el costo de los productos importados de Brasil, como la harina de trigo, harina de maíz, y la pasta cuyo valor supera los 500 mil bolívares.

Aun cuando el gobierno niega la existencia de la dolarización de la economía venezolana, así como existe el dólar paralelo que dicta el marcador de precios en Venezuela; también existe una dolarización de los precios jamás aceptada por el gobierno, pero que el común de las personas padece a diario.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta