Foto: archivo.

La falta de una red de aguas blancas y de camiones cisterna para la distribución de agua en las comunidades del municipio Casacoima, obliga a las personas a caminar varios kilómetros o desembolsar a diario una importante cantidad de dinero.

El señor Carlos Medina, residente de El Triunfo, denunció que desde hace tres años no cuentan con camiones cisternas, y nunca han recibido agua a través de una red de tuberías. Ellos han tenido que caminar varios kilómetros para buscar agua al río, o pagar por cada botellón que logran abastecer desde un pozo perforado, donde antes  se regalaba el servicio.

En principio, los vecinos regalaban el agua de sus pozos de agua, pero conforme fue recrudeciendo la crisis, el servicio dejó de ser gratis. Los dueños de estas fuentes de agua alegan no poder sostener una posible avería de bomba, y aclara que también deben acceder a alimentos por medio de ingresos extra.

“El agua de pozo no se regala, se vende”, dijo Medina.

El vecino tiene en su casa un tambor de 200 litros y un tanque de 1.000 litros para contener el agua, y para llenarlos, tiene que pagar 60 mil Bs en efectivo, es decir, 10 mil Bs por 200 litros y 50 mil Bs por mil litros.

Mientras tanto, las familias que no tienen dinero para comprar el agua, tienen que caminar hasta 2 kilómetros hasta el río más cercano, para cargar agua en cubetas.

La coyuntura económica por ahora no ha logrado doblegar la solidaridad de varios empresarios y vecinos, quienes siguen poniendo a disposición gratuita sus tomas de agua en espacios públicos de la capital deltana.

Loading...
Compartir