La historia de los waraos que huyeron a Trinidad y Tobago tras perder a familiares en un tiroteo

Traductor de Google

Un trabajo especial de Laurel Williams para TT Newsday , bajo el acompañamiento de periodistas waraos de Tane tanae en Venezuela 

Fotos: TT Newsday.

Texto original: https://newsday.co.tt/2021/08/15/life-or-death-for-the-warao-indigenous-group-flees-venezuela-to-trinidad/

En 2019, cuando un barco lleno de indígenas venezolanos, el pueblo Warao, partió hacia Trinidad, el viaje se convirtió en una cuestión de vida o muerte.

Habrían preferido quedarse en su comunidad forestal de Mariusa, lejos del ajetreo y el bullicio de la «civilización». Pero la crisis en curso en Venezuela ha alcanzado a las comunidades indígenas en las selvas, amenazando su existencia y obligándolas a irse.

Un grupo Warao habló con Sunday Newsday, diciendo que su gente está al borde de la extinción.

Los Warao eran uno de los grupos indígenas más grandes de Venezuela. Se encuentran principalmente en el estado de Delta Amacuro, uno de los puntos más cercanos a Trinidad.

El grupo compartió perspectivas sobre su forma de vida tradicional y sus luchas por adaptarse a la vida en Trinidad.

Los Warao, también conocidos como personas en botes o canoas, han sido principalmente autosuficientes, con poca o ninguna ayuda de las autoridades.

Padre de dos Palacio Quiñones, de 34 años, trabajó como pescador y profesor de español / warao en Mariusa en Delta Amacuro.

Quiñones, que no habla inglés, dijo que muchas personas de la comunidad nunca han estado en otras partes del país. Sin embargo, ha visitado diferentes áreas, incluido el estado Bolívar.

Hablando en español, explicó que su esposa estaba embarazada de siete meses en abril de 2019 cuando miembros de la Guardia Nacional comenzaron a disparar contra un bote, matándola a ella y a su hermana de siete años.

«Había unas 20 personas de diferentes edades pescando en el río donde abrieron fuego sin previo aviso», dijo Quiñones.

“Quizás pensaron que eran bandidos. El río (Orinoco) se ha vuelto peligroso.

 

Nala Mende Mendoza, de tres años, se cubre la cara con las manos de su hermano Noe, de un año, en una casa en el sur de Trinidad. –

 

«Pero durante cientos de años, siempre ha sido normal pescar y ver grupos de personas pescando».

Habló en nombre de los Warao.

Quiñones, sus dos hijas Génesis y Beatriz, y otros Warao hicieron el viaje clandestino en septiembre de 2019. Muchas personas de la comunidad ya habían huido a Brasil y otros países vecinos.

La única persona que conocían aquí era un pescador.

«Hay unas 45 tribus indígenas en Venezuela. Hablan sus propios idiomas», dijo.

El 9 de agosto fue el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, declarado por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1994.

En 2002, el entonces presidente Hugo Chávez declaró el 12 de octubre como el Día de la Resistencia Indígena en Venezuela. Esta fiesta nacional rinde homenaje a los aportes de los pueblos indígenas, destacando sus luchas. Reemplazó el Día de la Raza, que celebró a Cristóbal Colón.

Pero incluso en su país, los pueblos indígenas, como grupo minoritario, todavía enfrentan discriminación, dijo Quiñones. Muchos compatriotas no indígenas todavía se refieren a ellos como indios.

«¡No somos indios!» Quinones y otro Warao, dijeron al unísono.

Sus casas, que no tienen electricidad, se llaman palafitos (bungalows sobre el agua). Principalmente tienen viviendas diáfanas.

 

Yakerin Mende Mendoza, sostiene a su hijo Noe de un año en una casa en el sur de Trinidad. –

 

Es común que los bebés aprendan a nadar antes de poder caminar, dijo.

La única escuela en esta comunidad cerró hace tres años.

«El río se comió la escuela. El edificio era muy viejo. Estaba podrido», dijo Quiñones.

Como gente de los botes, usan canoas para viajar y duermen en hamacas tejidas a mano, no en camas.

Quiñones dijo: «Dependemos al 100% de la lluvia para conseguir agua potable. A veces es difícil conseguir agua dulce. No podemos salir como solíamos hacerlo porque nos podrían matar en el río».

Para sobrevivir en Trinidad, él y otros Warao piden dinero y comida a la gente en las calles. También hacen trabajos ocasionales. Vivir tierra adentro y lejos del río era algo nuevo para el grupo. Dormieron sobre colchones por primera vez. Viven en condiciones de hacinamiento, sin poder encontrar un trabajo regular.

«Me duele mendigar. Queremos trabajar. Nuestras condiciones de vida son horribles aquí. Hay hacinamiento y no tenemos dinero. Necesitamos ayuda. Como Warao, vivimos en armonía con la naturaleza. Queremos tal vez una parcela de tierra para vivir y trabajar libremente ”, dijo en nombre del grupo.

Justo cuando pensaban que las cosas no podían empeorar, lo hicieron, en 2020, debido a las restricciones impuestas por la pandemia de covid.

Quiñones recordaba eso en la jungla. las palmeras moriche (
Mauritia flexuosa ) son árboles de vida.

Estos árboles proporcionan alimento, refugio, medicinas y tienen valor estético.

El tronco se utiliza como pilotes de sus casas y para hacer canoas. La fruta se come y se usa para hacer jugos, dijo. La gente extrae tejidos blandos en el centro del árbol para hacer muchos platos, incluido el popular yuruma.

Otro beneficio significativo del árbol son los «deliciosos insectos comestibles» (gusanos). Los gusanos son una presencia bienvenida dentro de los árboles. La gente los come crudos o cocinados, asados ​​a fuego directo.

«Tiene mucha proteína. Los insectos obtienen todos los nutrientes del árbol. También se usa como medicamento».

El grupo está registrado en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados. El ACNUR dijo que unas 200 «personas de interés Warao» están registradas en la organización en Trinidad y Tobago.

 

Palacio Quiñones en una casa en el sur de Trinidad. –

 

El Comité Internacional de Rescate (IRC) ha identificado a Venezuela como la segunda crisis de desplazamiento externo más grande del mundo después de Siria. Un comunicado de prensa del IRC del 16 de junio dijo que más de 5,6 millones de venezolanos habían abandonado el país.

Los pueblos indígenas tradicionalmente dependen de materiales orgánicos para obtener medicamentos, lo que previene y cura muchas enfermedades de forma natural.

Varios informes dicen que las lenguas indígenas se están extinguiendo y, cuando los nativos mueren, se llevan el conocimiento de las plantas medicinales.

El 8 de junio, un informe del UK Guardian se refirió a un estudio que advirtió que el conocimiento de las plantas medicinales está en riesgo, diciendo que la pérdida de la diversidad lingüística puede conducir a la desaparición de remedios ancestrales desconocidos para la ciencia.

Sunday Newsday también habló con Kape-Kape, una organización en Venezuela dedicada a proteger los derechos de sus pueblos indígenas.

Un representante dijo que los Waraos originales del Delta del Orinoco continúan moviéndose hacia países vecinos como Guyana, Trinidad y Brasil.

En el municipio de Pedernales y Tucupita, comunidades enteras también han emigrado, dejando solos sus antiguos hogares.

Sobre la migración a TT, el representante dijo que antes de las restricciones pandémicas, los viajes se realizaban generalmente dos o tres veces por semana.

El funcionario, que pidió no ser identificado, habló en nombre de Kape-Kape. La pandemia y las restricciones más estrictas han reducido la migración, dijo.

“Los viajes clandestinos continúan hoy, pero con menos frecuencia. Una mujer que pidió no ser identificada explicó que tenía que pagar 200 dólares para viajar.

«Desafortunadamente, ella y otros fueron arrestados y encarcelados por las autoridades de Trinidad y Tobago, luego deportados después de tres meses».

Kape-Kape también promueve el liderazgo y la democracia de los estados de Bolívar, Delta Amacuro y Amazonas.

El funcionario citó a una periodista venezolana, Adaira González, quien vive en Trinidad desde hace más de dos años. Estimó el número de migrantes indígenas en más de 1.000.

Contactado por teléfono, un funcionario de la Embajada de Venezuela en Puerto España le pidió al reportero que programara una cita con el embajador Carlos Amador Pérez Silva para una entrevista.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta