La inflación devora las remesas de los venezolanos migrantes

La mayoría de los ciudadanos que residen en el Delta conoce o tiene a algún familiar que se ha marchado de Venezuela. Los destinos más frecuentes siguen siendo Brasil, Colombia, Perú o Trinidad y Tobago.

Una ciudadana que reside en la urbanización Rómulo Gallegos de Tucupita, pero que prefirió mantener su nombre en anonimato,  afirmó que conoce personas que se han marchado a otras naciones, desde donde ahora están ayudando a sus familiares que están en Venezuela.

Aseguró que la mayoría de las personas que conoce y han migrado, han preferido arribar a Trinidad y Tobago. Ella destacó que a pesar del reciente naufragio, los deltanos quieren zarpar a la isla.

“Yo conozco a varias personas que están en Trinidad y desde allá le mandan dinero a sus familiares. Sus familiares pueden comprar comida y en algunas ocasiones resuelven sus prendas de vestir”,  dijo la ciudadana.

Explicó que las personas que están en otras naciones hacen lo que pueden para enviar dinero a sus parientes en Venezuela. No es fácil, porque a diferencia de estar en Tucupita, en estos países deben pagar todos los servicios.

Owen, otro ciudadano que fue abordado por este medio de comunicación, manifestó que tiene  un hermano en Trinidad y Tobago, pero son muy pocas las veces que recibe algún aporte monetario desde el extranjero.

Aunque la familia de su hermano es quien recibe las remesas con más frecuencia, Owen aseguran que es un monto que solo les alcanza para comer.

“Semanalmente a veces le transfiere a su mujer como 30 o 40 millones, pero nosotros sabemos que eso no es nada”, dijo el ciudadano que reside en la comunidad 2 de marzo de Tucupita.

Son pocas las veces que el hermano de Owen le hace alguna transferencia bancaria. No suele ser suficiente, pero le ayuda en la compra de comida.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta