La inseguridad se impone ante corrompidos organismos policiales en Delta Amacuro

Zoilo Sarabia, profesor universitario y exDisip en el estado Delta Amacuro, advirtió recientemente que las bandas delictivas se han reorganizado en la región de tal manera, que han impuesto un grupo armado paralelo al de las fuerzas de los gobiernos de la región.

Es tal la penetración profunda de estos grupos hamponiles, que han corrompido devastadoramente la institucionalidad los entes de seguridad. Policías, Guardias Nacional y otros oficiales se han visto involucrados en acciones ilegales.

De pronto se podría tratar de una categoría superior al menos en el Delta, pero esta posible realidad salpica aguas bajo en el diarismo de los habitantes de los municipios Casacoima, Antonio Díaz y Tucupita, donde cada vez más reportan atracos a cualquier hora del día, irrupción a las casas de familia, robos de motos y asesinatos.

Solamente en la última semana se han registrado dos muertes violentas que ya han sido antecedidas por otros ataques armados que han dejado al menos cuatro heridos.

En el municipio Antonio Díaz sigue imperando los hurtos de motores fuera de borda en los mismos puertos de sus propietarios. Los atracos en el río Orinoco parece haber disminuido, pero una nueva modalidad se ha impuesto directamente en las comunidades de los caños del Delta.

Por su parte en el ayuntamiento de Casacoima la realidad delictiva no es muy ajena a su vecina Ciudad Guayana, ya que esa zona de Delta Amacuro es usada como refugio de personas que delinquen en el municipio Caroní y que finalmente también perpetran sus actos ilegales en territorio deltano. Los pescadores casacoimenses han sido blancos de ataques mientras están en su faena, hombres desconocidos los abordan y les quitan los motores y todas sus pertenencias.

En Tucupita es donde a diario y a cada rato un deltano denuncia haber sido víctima de la inseguridad, desde robo de celulares, zapatos y ropas hasta las motos.

La mayoría de los abordajes violentos han sido concretados desde vehículos motocicletas. Una parte importante de la gente vulnerada no denuncia ante las autoridades correspondientes por considerar que se trata de un mecanismo «que no llegará a ninguna parte», tal como lo aseguran los afectados.

Las redes sociales, el periódico impreso y tanetanae.com han sido las plataformas donde los deltanos relatan sus historias porque consideran que así pesaran sobre la conciencia pública y de quienes rigen las políticas de seguridad en Delta Amacuro.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta