La juventud y su actual batalla en Venezuela

Abandonar sus estudios universitarias para afrontar la crisis venezolana revendiendo cualquier producto en las calles de Tucupita, es como han estado sobreviviendo algunos jóvenes en el estado Delta Amacuro.

«La Batalla de la Victoria, fue considerado un enfrentamiento militar de la Guerra de Independencia de Venezuela llevado a cabo el 12 de febrero de 1814, las fuerzas realistas al mando de Jose Tomas Boves fueron vencidas por las republicanas de José Félix Ribas, obteniendo este uno de los triunfos más famosos por el desempeño con el que lideró a la tropa, la cual estuvo conformada principalmente por jóvenes inexpertos, la mayoría seminaristas y estudiantes de la Universidad de Caracas, reseña el portal» http://www.aviacion.mil.ve/.

Cada día se puede observar a un grupo de jóvenes recorrer las cercanías del mercado municipal de Tucupita, revendiendo productos alimentarios, cigarros, condimentos y otros productos de manera informal.

Eduardo Navarro, un joven de 21 años de edad, es uno de los deltanos que ha estado sobrevivido revendiendo productos de la cesta básica. Él tuvo que abandonar sus estudios universitarios en el año 2019, porque no contaba con los recursos necesarios para mantenerse junto a su familia.

“Yo me gradué de bachiller en el liceo Néstor Luis Pérez en el año 2017, empecé a estudiar informática, pero tuve que abandonar por la misma situación que todos conocemos. Vi que no podía estudiar sin tener que comer”, dijo.

Navarro tiene seis hermanos menores. Por ahora, es quien tiene que llevar el pan de cada día a su casa. Aunque no es mucho lo que puede ganar revendiendo comida, se levanta lo más temprano que puede para llegar a las adyacencias del mercado municipal de Tucupita.

Su trabajo informal no le genera suficiente dinero, sin embargo, dice que por lo menos puede llevar a su casa algún producto alimentario: un kilo de arroz, de harina de maíz o algunos pescados que puede comprar con el dinero en efectivo que recibe de sus ventas.

“Nosotros le compramos los productos a los chinos por punto y después lo vendemos más barato en efectivo, y así podemos comprar otras cosas con el dinero en efectivo”, reveló el ciudadano a Tanetaane.com.

Así es como sobrevive una parte de la juventud en el estado Delta Amacuro, los mismos que han tenido que abandonar sus carreras universitarias para poder comer.

 

Compartir contenido