«La mayoría se echa palos para aguantar la pela»

Tras un día entero en la cola para la gasolina, algunos usuarios se disponen a pasar toda la noche en sus autos, fuera de casa. Unos hacen relevo con sus familias, otros eligen tomar alcohol para «aguantar la pela».

Las noches de trago siempre ocurren en las colas, asegura un bombero de una de las estaciones de servicio. «La mayoría se echa palos para aguantar la pela», dice el trabajador.

Primero se organizan en la cola, luego  cenan en sus carros «cualquier cosa». Después se reúnen en grupos «para joder un rato» y terminan haciendo «la vaca» para comprar una botella de licor. Que serán más, luego.

Al llegar la madrugada ya varios carros encienden la música. Procuran comprar lo más barato de licor, porque cada uno aportará una botella en el grupo La mayoría son jóvenes, pero también se han visto a adultos mayores, revela el muchacho que labora en una gasolinera.

Al amanecer, una gran cantidad de ebrios avanzan tambaleándose y «brindando» (olor bucal de la resaca) Sus huellas dactilares a veces no pasan por el biopago porque tiemblan. «Y ahora cuando voy a tomar más», le han dicho al bombero.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta