La calle Tucupita se muestra desolada, el martes 11 de febrero a las 4:30 pm / Tanetanae.com.

Las calles de Tucupita quedan más desoladas después de las 3 de la tarde. Los comercios intentan estirar sus horarios de venta al público, sin embargo, se ven obligados a cerrar temprano para evitar ser atacados. El centro de la localidad se muestra cual si fuera un sábado por la tarde, pero esta vez, cada día.

La plaza Bolívar, el lugar que solía ser más concurrido, ahora está solitaria al caer la tarde. Pero tampoco se ve movilización de personas rumbo a algún destino, aún en el centro. La capital de Delta Amacuro se está quedando vacía.

La opción que ha tomado la mayoría es la de migrar a otros países, y quienes no lo han hecho, mantienen en mente un viaje sin posible retorno, según varios abordajes de calle llevados a cabo por este medio de comunicación, acerca de la posibilidad de viaje que tienen algunos deltanos.

Contados estudiantes salen de las instituciones educativas por la tarde. La presencia de autos en las calles, también se ha visto disminuido por la falta de combustible y de repuestos para reparar alguno averiado, porque, poder adquirir las piezas, pasa por tener recursos en dólares. Pero además, menos personas tienen la posibilidad de tener un auto. Una minoría posee un vehículo: los comerciantes y los funcionarios con rango de directores.

En medio de esta realidad, los otros ausentes son los funcionarios de seguridad, quienes aparentan formar parte de la huida masiva. El centro de Tucupita está desprotegido en este sentido. Solo en el mes de enero dos establecimientos comerciales fueron robados en pleno centro de la pequeña población.

De acuerdo con un abordaje entre empresas de transporte marítimo, legal e ilegal, que parten con destino a Trinidad y Tobago, durante el último trimestre del año 2019, unos 60 mil deltanos habían huido de la crisis hasta la vecina isla.

Funcionarios militares llevaron a cabo al menos tres detenciones de ciudadanos señalados de estar implicados en trata de personas, en enero de 2020, lo que podría ser un indicio de que las migraciones ilegales se han intensificado en Delta Amacuro, en 2020.

La soledad de Tucupita es inocultable. La pequeña localidad está cada día más vacía.

Loading...
Compartir