Imagen de referencia/archivo web.

Por Abner Ramos/@Abnerramosb

La situación de escasez alimentaria por la que está atravesando el país cada día empeora. Con el pasar del tiempo para las familias es más difícil tener las tres comidas diarias, muchos aseguran comer una vez por fecha.

La siguiente es una anécdota particular de una deltana relacionado con la carencia de comida que se vive a toda hora:

Mientras almorzaba la tarde del pasado domingo, una niña de aproximadamente 7 años de edad estaba en la puerta de su casa, quien le preguntó si tenía algo de arepa o sobra de alimentos.

La señora que tampoco contaba con lo que la niña requería, le preguntó ¿para qué? la pequeña le respondió que ella y su hermanita de apenas 1 año no habían comido nada, a pesar de que ya era la una de la tarde y su mamá aún no llegaba al barrio Los Almendrones de Tucupita.

“A mí se rompió el corazón, cuando yo voltee dije, no, mi comida está ahí como por la mitad y se la entregué y la niña se la llevó a su hermanita” narró la dama sobre esta triste historia.

Momentos similares han estado ocurriendo en toda la región, los deltanos ya están cansados de esta problemática y esperan que se solucione pronto.

Loading...
Compartir