La niña y la mariposa (cuento)

Juan José Jaramillo

Una bella niña de pelo rizado, carita redonda y cuerpo rosado, con unos ojos que son todo un poema de amor e inocencia, como son todas las niñas en esa edad cuando comienzan a dar sus primeros pasos y balbucear sus primeras palabras. Sale al jardín donde hay matas de hermosas flores con sus pétalos abiertos, mostrando el amarillo de su polen invitando a los insectos y mariposas a posarse y a beber su néctar, y llevar y traer el polen para la fertilización y perpetuar la especie. La niña se para frente a una hermosa flor y observa a una mariposa posada en ella, le pregunta:

-Linda mariposa ¿de dónde vienes?

-Vengo de una ninfa y he abierto mis alitas y he comenzado a recorrer los jardines para beber el néctar de sus flores. Le pregunta a la niña:

-¿Tú de dónde vienes?

-Me trajo al mundo el ser más maravilloso y bueno que pueda haber sobre la tierra, que da y sacrifica todo por el bienestar de sus hijos.

-Eres bella -Le dice la niña, tus hermosas alas tienen colores que serían la envidia de cualquier pintor.

-La naturaleza en su inmensa sabiduría, es una fea oruga, me convierte en ninfa y después en mariposa, en mí se conjuga toda la belleza y colorido con que Dios le demuestra su gran amor al ser humano.

-¿Cómo te llamas, niña? Pregunta la mariposa.

-Mi nombre es muy bonito y hermoso, tengo nombre de flor e igual a esa rosa donde estas parada, al crecer quiero ser la rosa más bella de este jardín y de todos los jardines.

La mariposa mueve sus alas dispuesta a partir hacia otro jardín, la niña le dice:

-No te vayas, sigamos charlando.

-Tu ciclo vital es grande, pero el mío es corto y tengo que seguir mi camino y cumplir mi destino, visitando otros jardines y conociendo otras rosas. Adiós, mi niña linda, que te conserves bella como una rosa.

 

 

 

 

                                                

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta