La otra cara del operativo de cedulación de niños

Un niño que vive en la comunidad de Janokosebe, al sur de Tucupita, se desmayó el pasado martes, tras arribar al Saime de la localidad, sin comer. Demoró desde las 9 am hasta las 5 pm sin desayunar ni hidratarse.

Los niños de diferentes lugares de la localidad  han estado padeciendo- junto a sus padres- las largas colas a las afuera del Saime en Tucupita, para sacarse su respectiva cédula.

No obstante, varios niños de la comunidad de Janokosebe, fueron sin comer y las condiciones monetarias de sus padres no alcanzaron para adquirir bocadillos o agua.  Uno de ellos no aguantó  y se desmayó  frente a su mamá.

“Nos avisaron  pero nuca pensamos que todo se iba a tardar tanto. Sufrimos mucho”, dijo la mamá del niño que cayó al suelo totalmente deshidratado y hambriento.

La mayoría de los niños de esa localidad se vieron afectados porque sus padres no poseían dinero en sus cuentas bancarias, ni dinero en físico como para comprar agua.

Estos niños retornaron a sus casas en Janokosebe a las 5 pm. Solo algunos habían logrado comer.

Compartir contenido