Una mascarilla está sobre una silla en una sala de una oficina, en Tucupita. Imagen ilustrativa / Tanetanae.com.

Para una persona que labora de docente en una institución educativa del sector público en Tucupita, le es imposible sobrevivir al encierro social por coronavirus, mientras percibe un salario que asegura no le alcanza para tener una mejor calidad de vida.

María Luisa Marcano es de las maestras que percibe un ingreso monetario de 420 mil Bs, cada quince días. Este dinero no es suficiente para alimentarse adecuadamente, ni para adquirir unos calzados nuevos.

A pesar de vivir sola junto a su esposo en la comunidad de Los Güires, sector al noreste de Tucupita, también debe atender a su padre. Además salda 150 mil Bs diarios a unos trabajadores que laboran en una finca que tienen en ese sector.

 

María Luisa Marcano reveló que ha optado por concretar otro tipo de trabajo para  obtener ingreso monetario extra, pero aun así no lograr sobrellevar la coyuntura social, económica, alimentaria y de encierro.

 

Desde que Venezuela entró en confinamiento hace nueve semanas y tres días, otros docentes han asegurado no poder sobrellevar esta coyuntura con el salario mínimo que perciben a través del Estado venezolano.

Loading...
Compartir