Prof. MSc. José Daniel Fuentes

Con agrado y con humildad, comparto con ustedes la siguiente información sobre la Estatua de la Plaza Bolívar de nuestra querida Tucupita, para que sea conocida, compartida, analizada y discutida, por quien así lo desee; no soy un historiador, nada que ver, sólo alguien preocupado por nuestra historia regional. Lo importante es resaltar y conocer lo nuestro. Gracias a Tanetanae.com, quien despertó en mi la curiosidad  con sus publicaciones regionales sobre estos temas y para nadie es un secreto que buscar este tipo de información histórica en nuestro estado es bastante difícil, lo cual me llevo a realizar esta pequeña investigación, respetando todas la fuentes bibliográficas habidas y consultadas, para recopilar este material, se brindarán detalles inéditos de esta escultura que siempre nos ha acompañado y los deltanos debemos conocer y sentirnos orgullosos de lo que tenemos.

A continuación lo siguiente:

Nombre: Estatua Pedestre de El Libertador Simón Bolívar de la plaza Bolívar de Tucupita.

Fecha de Creación: Del 15 de enero al 19 de diciembre de 1930.

Autor: Indeterminado. Esta versión se cree fue inspirada en la primera estatua pedestre de Bolívar del escultor Pietro Tenerani, fundida en 1844, que actualmente se encuentra en la Plaza Bolívar de Bogotá Colombia, en el retrato de Carmelo Fernández y en la máscara mortuoria de El Libertador.

Fundición: Fonderia Vittorio Lera, (Lucca – Italia). Se infiere que el gobierno nacional encargo las gestiones de su construcción a algunas de las empresas especializadas de la época, como fueron La Marmolería “La Nueva Industria” de Francisco Pigna y Sucesores, de Caracas, o por la marmolería y Fundición J. Roversi Sucs.  Trabajo gestionado a través de sus casas sucursales en Lucca – Italia. Estas dos empresas fueron las que gestionaron la mayoría de las estatuas del libertador en esa época.

Dimensión y técnica: Escultura heroica / cera perdida.

Tipo de patrimonio cultural: Tangible / inmueble.

Administrador custodio o responsable: Actualmente en la Asamblea Legislativa de Tucupita

Investigar sobre la estatua de El Libertador, de nuestra plaza Bolívar, representó todo un reto, debido a la falta de información y al poco registro escrito de estos acontecimientos, pero esto ha motivado al autor a indagar todos los aspectos posibles sobre ésta, tratando siempre de apegarse a las fuentes documentales históricas existentes y a los análisis fotográficos de las evidencias recopiladas, es así como en este escrito, se presentan los hallazgos, esperando que sirvan para futuras investigaciones.

Para describirla utilizaremos parte de la descripción dada por Bruckner y Gómez, (2007), pero con ciertas rectificaciones de posturas y descriptivas.

Es una escultura bulto redondo, realizada en bronce, la cual representa al Libertador de cuerpo entero, en posición vertical, con rostro de frente, cabello corto en relieve y calvicie. Peinado tipo “golpe al viento” propio del estilo de El Libertador en 1825 y 1826. Es una obra de arte por su estilo artístico naturalista-neoclásico.

Representa a Bolívar de pie, gallarda mirada altiva y de visión serena al frente, con uniforme de General en Jefe conformado por casaca, profusa pasamanería de ramos y hojas de laurel en la casaca, pechera, puños, cuello y cinturón tipo faja ceñida. El cuello de la casaca es semiabierto en forma de “Y” con pechera de forma redondeada ajustada por gruesos botones y de cuyo centro pende una condecoración de venera ovalada; charreteras voluminosas.

Su atuendo es el característico traje militar de campaña, en el cual el uniforme es cubierto o protegido por la capa que cae desde el hombro izquierdo, formando pliegues y cubriendo el brazo izquierdo con el que sujeta la espada.

Tiene brazos flexionados, el brazo derecho cubierto por la capa y a la altura de la cintura sostiene un pliego de papel que representa la Constitución, sostiene la capa con el antebrazo izquierdo y con la mano la empuñadura de la espada, sin ánimo de desenfundar, la pierna derecha en vertical soporta el peso del  cuerpo y la izquierda inclinada hacia adelante, en actitud de descanso, sobresaliendo su pie izquierdo 7 cm., de la peana. Porta botas granaderas o altas, sin espuelas.

La espada de gala está envainada y pegada al cuerpo por medio de correa, al través, desde la parte izquierda del cinto. Posee empuñadura, con cazoleta, pomo laureado en forma de arco y gavilanes de cuya base sobresale una borla. Según ha investigado el autor, es un sable inglés de general de infantería o caballería, patrón de 1796.

La estatua presenta una altura desde la base de la peana hasta la cabeza, de 1,76 metros por 0,60 metros de ancho en su parte más lejana, la peana es de forma rectangular achaflanada (las equinas de la base cuadrangular están cortadas por un plano para evitar la formación de aristas). Mide 70,5 cm., en la parte frontal y 60,5 cm., en los laterales, con una espesura o altura de 3,81 cm., (1 ½ pulgadas)

En su sección lateral izquierda, (cerca del pie izquierdo),  la peana lleva burilada en letras latinas mayúsculas, la inscripción,   FON  V LERA LUCCA, que significa Fonderia (fundición) Vittorio Lera de la Provincia de Lucca – Italia.

Increíblemente la versión de la estatua no es única, ya que en la Plaza Bolívar de la Asunción, estado Nueva Esparta, se encuentra su hermana gemela, y lo que es más extraordinario, en la Plaza Bolívar de San Fernando de Apure, también se encuentra otra estatua, casi idéntica a estas dos primeras, diferenciada por detalles muy sutiles en la casaca, lo que indica el uso del mismo molde, pero se desconoce si fue el mismo autor y en la misma fecha. Lo que sí es seguro, que este hecho fortalece la íntima relación entre la Isla de Margarita y Tucupita, La réplica de la Asunción, también fue inaugurada en 1930, según entrevista telefónica con Frank Tabasca, Director del Patrimonio del Municipio Arismendi, en Nueva Esparta.

PEDIGRÍ ARTÍSTICO DE NUESTRA ESTATUA Y LUGAR DE FUNDICIÓN DE LA ESTATUA

La estatua fue fundida en la Fonderia Vittorio Lera, (Lucca – Italia). Según inscripción en la peana.  La fundición de Lera tiene una tradición centenaria y nació en Lammari, una ciudad en el área de Lucca donde hoy hay un camino dedicado a esta familia, Via dei Leri. En 1917, la fundición se trasladó a Lucca en Borgo Giannotti y finalmente en 1930, a Viareggio cerca de Via Circonvallazione, actual Largo Risorgimento en el distrito de Varignano. Tenía más de 40 empleados y se desarrolló alrededor de un gran espacio central en forma de herradura. Siempre conocida por la producción de campanas para iglesias y campanarios en toda Italia, la fundición realizó muchas obras importantes, entre las que mencionamos: la valla del zoológico de Nueva York, San Francesco Della Verna, la Sirenita de Copenhague, el Cavallino di Arturo Dazzi, el monumento a Catalani.

No se cuenta con registros escritos sobre la orden de construcción de esta estatua, se infiere que el gobierno nacional encargo las gestiones de su construcción a algunas de las empresas especializadas de la época, como fueron La Marmolería “La Nueva Industria” de Francisco Pigna y Sucesores, de Caracas, o por la marmolería y Fundición J. Roversi Sucs.  Quienes gestionaban trabajos locales a través de sus casas sucursales en Lucca – Italia. Estas dos empresas fueron las que gestionaron la mayoría de las estatuas del Libertador en esa época, según se especifica en obras consultadas.

Como se puede observar, esta estatua goza gracias al lugar de fundición, de pedigrí artístico, al compartir historia con tan relevantes obras de arte mundial. Es bueno hacer notar que la época de fundición y la fecha concuerdan de manera exacta con el último año de permanencia de la Fundición en la provincia de Lucca, antes de ser mudada la Fonderia Vittorio Lera, hacia Viareggio.

También esto confirma, que fue ésta la estatua pedestre, inaugurada el 19 de diciembre de 1930, y aclara de manera histórica este punto, ya que Marín R. en su escrito de 1981, indica que “exactamente el 15 de enero de 1930 se promulga un decreto mediante el cual se ordena la construcción de la Plaza Bolívar de Tucupita y al mismo tiempo se disponía de la adquisición de la estatua del Libertador para colocarlo en dicha plaza”.

Pero en ningún momento se mencionó que tipo de estatua era, ¿pedestre o ecuestre? lo cual dejo camino, abierto para las especulaciones, como es el caso del señor Francisco González Mata, en su publicación del 1/08/2018: 170 años: historia de Tucupita, en diario regional El Periódico, quien afirmo lo siguiente: “El día 15 del mes de enero del año 1930, Jesús María Osorio, gobernador del Territorio Federal Delta Amacuro, promulgó un decreto mediante el cual se ordenaba la construcción de la Plaza Bolívar de Tucupita y al mismo tiempo se disponía la adquisición de la estatua del Libertador Simón Bolívar montado en su caballo…”. Es así cómo, de una vez por todas y con evidencias históricas relevantes  y comprobables, se puede  afirmar que nuestra Plaza Bolívar, fue Inaugurada con esta Estatua Pedestre de El Libertador Simón Bolívar. No queriendo concluir que luego en el trascender del tiempo haya aparecido la famosa estatua ecuestre que no se dejo fotografiar ni por el Indio Rodríguez. Seguimos investigando… Lo nuestro es lo mejor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...