La suspensión que lo cambia todo

Nuevamente vuelven los cambios en el día a día de los deltanos tras la suspensión del transporte en Tucupita. La sociedad civil ya estaba acostumbrada a las medidas flexibles que había ajustado el Ejecutivo nacional desde diciembre del 2020.

Luego de que Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, suspendió el transporte en la región para prevenir la propagación de la variante brasilera del coronavirus, los deltanos han afrontado otras difíciles experiencias.

Eliso González, un ciudadano que reside en el centro de Tucupita, reveló que las recientes medidas le han impedido compartir con sus familiares. Anteriormente podía hacerlo, pero ahora, solo lo hace a través de teléfonos celulares.

La familia del señor Eliso había viajado a San Félix, estado Bolívar, para visitar a otros parientes, pero cuando estaban por retornar a Delta Amacuro, fue prohibida la entrada y salida a Tucupita, además de la suspensión del transporte.

“Ahora no puedo compartir en familia, esa suspensión modificó mi día a día en ese sentido. Ellos quedaron varados en San Félix, prácticamente estamos sitiados”, destacó el profesor Eliso González a Tantenae.com.

El ciudadano lamentó que esta suspensión ahora los “castigue”. Deben caminar largos tramos para arribar al centro de Tucupita y comprar sus alimentos o realizar algunas diligencias personales.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta