En el año 1822, nuestro Libertador Simón Bolívar le reclama a la reina de Inglaterra por haber introducido unos colonos en territorio venezolano. Cuando reconocen la libertad de Venezuela, nadie objeta los limites; ningún país involucrado en la discusión se opuso al manifiesto aprobado (EEUU, Inglaterra ni España), sin embargo los ingleses se dan cuenta del punto geoestratégico desde Punta Barima, la cual pertenece a nuestro Delta permitiendo la entrada de la cuenca del Orinoco.

Para los ingleses poseer a Punta Barima, se traduciría en contar con la entrada completa de la ruta comercial,  es por eso que trazan la famosa línea del rio Esequibo y esa es la que nos imponen en el laudo arbitral de 1899. Tiempo después se conoce que uno de los abogados que defendía a Venezuela para esa época, revela una carta donde cuenta la componenda de los jueces tanto rusos como norteamericanos contra Venezuela; cabe recordar que no teníamos representante de nacionalidad venezolana, “nos representaban los gringos”.

La ONU reconoce que el laudo está viciado en nulidad y por lo tanto en el año 1966 se lleva a cabo una negociación, Inglaterra para ese entonces reconoce que el laudo es ilegal y para salir del problema le da la independencia a Guyana, ya que Inglaterra siempre ha ejercido control en esa zona.

Las transnacionales están haciendo de las suyas en el territorio esequibano con autorización del gobierno de Guyana, no podemos permitir ningún despojo en tierras bolivarianas, es por eso que es un tema de toda la nación, de todas y todos los patriotas, debemos defender lo que por naturaleza nos pertenece.

Nuestra Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo juega un papel muy importante por su ubicación, creada en el marco de la Misión Alma Mater, tiene como propósito contribuir al desarrollo integral, endógeno y sustentable del estado; en el marco de la construcción del socialismo bolivariano, se están desarrollando planes para la creación de una catedra educativa sobre el tema del Esequibo en las aulas de clase, incluso llevarla al pensum de estudio de cada PNF, relacionar el plan de estudio de la universidad con la zona en reclamación, nuestras instituciones deben abocarse en forma profunda a estudiar el tema, la UTDFT con los Programas Nacionales de Formación debe desarrollar proyectos de investigación y productivos, la identidad de nuestro pueblo junto a la cultura.

Nuestra soberanía nace en el Esequibo, es menester realizar una consulta al pueblo venezolano, antes de la firma de cualquier decisión en esta polémica materia entre Venezuela y Guyana, tal como lo establece el artículo 73 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Nuestros profesores y trabajadores en general, junto a los estudiantes estamos obligados a dar todo el esfuerzo para posicionar la UTDFT en todo el territorio deltano y comunidades aledañas. Hablamos del Esequibo pero poco sabemos de la magnitud de los recursos minerales existentes en ese territorio con una extensión de tierra de 159.542 k², la cual una parte le pertenece a nuestro Delta.

Tenemos que visibilizar el Esequibo desde nuestras escuelas y universidades, junto al Poder Popular y concretar esa lucha histórica de nuestro libertador Simón Bolívar y que hoy sigue estando activo con las políticas del gobierno bolivariano. Desde nuestros programas nacionales de formación en las diferentes áreas de conocimientos, tales como el área de salud, educación, y agro y mar entre otras, podemos explorar y desarrollar planes de trabajo en pro de una misión, en el marco de la diplomacia de paz y respeto.

A sabiendas de que es una estrategia geopolítica contra nuestra patria, ya que el 25 de este mes de junio 2020 fue modificado en la  Corte Internacional de Justicia el reglamento sobrevenidamente después de que ya estaban convocadas las audiencias preliminares. Nuestro gobierno se mantiene firme y junto al pueblo defenderemos lo que nos corresponde. EL ESEQUIBO ES VENEZUELA.

Jorge Antequera

Vicerrector Territorial de la Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo

 

Loading...