La urbanización Virgen del Valle se mantiene paralizada desde que se produjo el extravío de parte de los materiales destinados a su construcción

Los designios del Señor son enigmáticos, en ocasiones se nos hace difícil comprender hacia donde guía nuestros pasos, ameritando revestirnos de una Fe infinita como infinita es su buena voluntad y su poder.

Los propietarios de las parcelas ubicadas en el “por ahora” malogrado urbanismo Virgen del Valle, situado al frente del Geriátrico camino a San Rafael, tomaron una decisión crucial hace unos 5 años, rebautizaron el futuro complejo habitacional con el nombre de la Santa Patrona de los deltanos en la creencia de ello ayudaría a concretar sus ruegos, para darse cuenta tiempo después, a tres años de haberle cambiado la denominación, que los materiales destinados a levantar la primera etapa habían tomado otro camino, sufrieron un desvió que luego de más de 10 años de espera parece haber sentenciado el proyecto.

Curiosamente los presuntos responsables disfrutan de plena libertad, la cantidad de los materiales extraviados o mal direccionados se redujo supuestamente al mínimo, comprendiendo una pequeña parte de lo que habría venido, el caso está sometido a una camisa de fuerza jurídica que puede tomar años, el reinicio de la obra no tiene hora ni fecha establecida en el calendario para no generar un revuelo político innecesario, a los adjudicatarios no se les ha ofrecido alternativa alguna, en resumidas cuentas, son unas 70 familias que padecen las consecuencias de una justicia bizca o breca y de la indiferencia latente de un gobierno municipal, regional y nacional que no quiere resolver.

Cada vez que un desesperado miembro de la Virgen del Valle procura dar un paso en firme para intentar promover la reactivación del urbanismo, se consigue con un muro de indiferencia y silencio, con la empalizada que levantó la administración pública para sepultar los secretos más oscuros de sus protegidos.

En días recientes, la gobernadora del estado regresó de un recorrido por las instancias de gobierno de la administración nacional, en las que presentó numerosas propuestas destinadas a la construcción de obras civiles y al impulso de varios proyectos de envergadura que se mantienen paralizados, y sobre la Virgen del Valle nada se dijo.

Hace 5 años 70 grupos familiares depositaron su esperanza en la Virgencita convencidos de que no les fallará, o los redime dándole su bendición al urbanismo e inyectándole un soplo de vitalidad a la construcción de las viviendas, o enviará algún mensaje a los responsables del hecho y a los que se lavan las manos.

Dicen que de la justicia divina nadie se salva.

Loading...