Foto: archivo.

¿Quién no conoce a uno de los primeros popeyeros de Tucupita que trabaja  en la plaza Bolívar? La mayoría de los deltanos saben que se trata de un señor que con su vozarrón logra calar entre sus clientes.

Fue el pionero en atreverse a vender este helado de una forma muy peculiar, luego se sumaron más.

¡Popeyo, popeyo, popeyo! Aun sigue gritando el señor de 60 años de edad, quien le aseguró a tanetanae.com que lleva casi tres décadas en este oficio y logró sacar adelante a sus 11 hijos sin necesidad de delinquir; dice que a pesar de que no pudo estudiar porque su familia no pudo ayudarlo de joven, “no se puso a flojear”.

Actualmente vende con “menos presión”, pues lo que obtiene solo es para él, aunque como a todos los venezolanos le alcanza para apenas alimentarse, pero está orgulloso de haber hecho que sus hijos se graduaran.

Tuvo tres matrimonios, uno en Ciudad Bolívar, San Félix y Tucupita. De contextura relativamente pesada, todos los días se le puede ver con una camisa roja descolorada sentado junto a una bicicleta en la plaza Bolívar de Tucupita.

Escucha su historia:

Loading...
Compartir