Sic.
Durante el pasado fin de semana la diputada a la Asamblea Nacional (AN) por el estado Delta Amacuro, Larissa González recorrió las diferentes comunidades que conforman la parroquia Juan Millán para verificar el problema que enfrentan los habitantes de esa zona por no tener suministro de agua potable desde hace varios meses.
Los vecinos de sectores como Boca de Macareo y Macareito, denunciaron que llevan meses sin ser atendidos por los organismos gubernamentales encargados del suministro del vital líquido; Una vecina de Boca de Macareo que prefirió guardar su identidad reveló que “desde hace mucho tiempo no se le ve la cara ni a la gobernadora y mucho menos a la alcaldesa, quienes sólo se acuerdan de nosotros cuando quieren votos”.
Otra fuente que tampoco quiso identificarse por temor a represalias indicó: “Como el gobierno deltano no nos oye, ni busca manera de solventar la escasez de agua potable, fuimos a pedirle apoyo a la gobernadora de Monagas, Yelitze Santaella, y cuando Lizeta (Hernández) -Gobernadora de Delta Amacuro-  se enteró de eso vino como una tigra parida a insultarnos y regañarnos por haber pedido ayuda a Yelitze, ella (Lizeta) ni lava, ni presta la batea”.
La parlamentaria, al visitar la planta de tratamiento de Boca de Macareo, dejó en evidencia la ineptitud para gerenciar de quienes hoy ocupan cargos en CVG y la gobernación en el estado. “ Esa planta está a medio andar y es gracias a los vecinos que como pudieron la prendieron, agua que llega a las casas es directamente la del río sin ningún tratamiento químico para purificar ni clarificar el vital liquido”, acotó.
Respecto al tema González manifestó que “en los pocos hogares donde llega el agua, llega sin ser tratada; lo que ocasiona graves enfermedades estomacales y en la piel de quienes no les queda otra opción que consumirá así, gracias a la ineficiencia e indolencia del régimen que una vez más somete a los ciudadanos a vivir bajo estas pésimas condiciones”.
Loading...
Compartir