Nota de prensa.

La diputada a la Asamblea Nacional y al Parlamento Amazonico Larissa González, se refirió hoy a la conmemoración del Día internacional de los Pueblos Indigenas, que fuera designado por la ONU el 9 de agosto de 1993, siendo el objetivo de la efemérides el crear conciencia en los ciudadanos y los países acerca de la inclusión, respeto y conservación de la cultura de estos pueblos ancestrales.

La parlamentaria lamentó, sin embargo, que es triste comprobar las adversidades y embates  que sufren en estos momentos en Venezuela nuestros Pueblos Indígenas u Originarios, “su lucha sigue vigente y es cada vez más encarnecida, ya no es solo el resguardo de su herencia cultural, sino que afrontan cada día su propia supervivencia y la de su entorno; es por ello que hoy más que conmemorarse o celebrarse su día deberían ser reivindicados en sus derechos, ya que constituyen un legado de identidad y aporte cultural para futuras generaciones”.

Gonzalez lamento que Revolución Bolivariana pretenda mantener la falsa afirmación de ‘’haber reivindicado a nuestros pueblos originarios luego de 500 años de opresión, con políticas de inclusión social como garantía y reconocimiento de sus derechos, con solo visitar cualquier comunidad indígena puede comprobarse la terrible situación que enfrentan, con problemas de toda índole producto del abandono y el irrespeto que siente el régimen por nuestros indígenas”.

La parlamentaria denunció que ‘’producto de las lluvias en estados como Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro las comunidades indígenas están inundadas por el desbordamiento de los ríos, sin que los afectados hayan sido evacuados y no se atienden sus necesidades más básicas. En los municipios Tucupita, Perdenales y Antonio Díaz de Delta Amacuro son innumerables los casos de tienen Malaria, Sarampión y VIH, no se vacuna debidamente, no hay ambulatorios en la mayoría de las comunidades, tampoco hay escuelas, luz eléctrica ni agua potable’’.

Esta es la realidad de nuestros indígenas, el verdadero legado de la Revolución Bolivariana, que ha sido la ruina de nuestro país, que afecta terriblemente a nuestros pueblos indígenas y compromete gravemente su propia supervivencia, muchos pueblos originarios están siendo diezmados por enfermedades. Por otro lado con la explotación ilegal que se lleva a cabo en el Arco Minero del Orinoco han sido desplazados de sus territorios ancestrales, la tala indiscriminada y la contaminación de las aguas pone en peligro la existencia de miles de indígenas”, finalizó la parlamentaria.

 

Loading...