Larissa González: los venezolanos son víctimas de la xenofobia, el maltrato y la violación de derechos humanos se materializó en Trinidad

“La situación de la migración de Venezuela en Trinidad ha tenido los peores episodios este año y probablemente el más cruel es el que están viviendo actualmente 16 menores deltanos y sus madres desde el 17 de noviembre hasta la fecha”.

La afirmación corresponde a la parlamentaria Larissa González, quien junto a otros diputados envió escritos a los parlamentarios en ese país dada la violación de derechos humanos vividos recientemente en medio de esta crisis, que ha desplazado más de 5 millones de venezolanos fuera de las fronteras.

“Como se recordará varios casos de violencia se han conocido a través de los medios y redes sociales con mujeres que han sido violentadas y dos han perdido la vida en Trinidad y Tobago, sin que se conozca actuación o mediación concreta del gobierno de Venezuela”, dijo.

Tal fue el caso de Stefany Flores, la joven de 18 años que fue llevada por un taxi y abandonada herida en una zona solitaria de la isla.

El segundo caso conocido es el de la joven deltana Jhoanna Díaz Sánchez, de 32 años asesinada por su excompañero con quien había vivido y se había separado,  la joven recibía maltratos razón por la que se alejó de este sujeto. Un mecánico de 35 años de Trinidad.

El otro caso donde perdió la vida una venezolana es el de un empleado de la embajada de Venezuela en Trinidad, un ciudadano cubano quien asesinó a su pareja una joven de Nueva Esparta, identificada como Jhoandry Salas. La joven tenía tres meses de gestación. Este fue un caso de estrangulamiento.

La diputada aseguró La situación de los migrantes desde hace cuatro meses es de persecución. La policía creó una aplicación para buscarlos en sus residencias en una especie de cacería, amenazando a quienes les daban cobijo a los que no tenían registro legal.

En el caso de los 16 menores expulsados, los niños y 13 adultos llegaron a la Isla el martes 17 de noviembre, fueron detenidos y el domingo 22 fueron expulsados. Los 16 niños y 9 adultos fueron  sacados de la isla y tuvieron 48 horas en altamar. Fueron expulsados mientras se introducía una medida cautelar en la Corte, ya que algunos de los menores tenían condiciones de salud y sus padres estaban allá trabajando. Una juez dictó una decisión de que los menores y sus madres debían ser devueltos. Los menores regresaron enfermos el martes 24 de noviembre. A su llegada fueron detenidos de nuevo y se encuentran actualmente en una celda confinados sin atención médica. Todos están enfermos, niños y adultos.

En horas de la tarde de este miércoles el ministro de seguridad Stuart Young, dijo desconocer el caso. El ministro dijo que el 30 de diciembre continuará la búsqueda de personas ilegales y serán deportadas.

Lo que se conoce hasta ahora es que la cancillería habría solicitado una reunión con las autoridades de Trinidad y Tobago, para tratar el tema.

David Smolansky nombrado ante la ONU por Juan Guaidó representante para los refugiados es otro que ha hecho pronunciamientos y ha pedido explicaciones a ese gobierno.

Este jueves se conoció que el Foro Penal Venezolano, en las personas de los abogados Alfredo Romero y Gonzalo Himiob representará a los menores deportados y sus madres ante la CIDH.

La parlamentaria concluyó que esta situación es una vergüenza, además violatoria de los más elementales derechos humanos, sobre todo en los niños y ningún órgano del Estado se haya manifestado hasta este momento.

Compartir contenido