Las afirmaciones en un escenario sin gasolina

Algunas personas en Tucupita afirman que, de ya no lograr ser surtidos de gasolina, quienes viven en  zonas lejanas al centro se verían más afectados, tomando en cuenta que varios de ellos toman aventones. La consecuencia más grave sería una localidad paralizada.

La gobernadora Lizeta Hernández suspendió el transporte, aunque el abastecimiento de combustible continúa a particulares. De acuerdo con la funcionaria, todo se debe a la prevención del coronavirus.

Una ciudadana de La Horqueta manifestó que, de paralizarse el abastecimiento de combustible en la localidad, las personas de zonas lejanas serían las más vulneradas, porque no tendrían cómo movilizarse al centro para comprar sus alimentos.

De acuerdo con la mujer, todos los días observa cómo la gente de su sector sale “de cola” al centro de Tucupita, únicamente a comprar comida.

“Eso sí afectaría  a uno para subir al centro para hacer sus compras”, afirmó.

Un señor por su parte manifestó que, de darse esa situación, todas las personas se verían afectadas, debido a la paralización en todos los sentidos.

A su juicio, “no solamente a mí, sino al pueblo porque se paralizaría todo”.

Un adulto mayor aseguró que esta situación podría afectar enormemente a las personas que viven lejos, porque no sabrían cómo transportarse, ya que el transporte se paralizaría por completo.

De acuerdo con el abuelo, actualmente hay mucha necesidad por la falta de transporte público y privado, pero si se dejara de surtir combustible, todo empeoraría.

“El gobierno tiene que buscarle una solución  a eso, porque si no, lo que vamos es rumbo a una catatumba social”, aseguró.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta