Para Ildemar Estrada hijo en la Mud conviven todo tipo de aves rapaces

Ildemar Estrada Agreda

Resp. de Medios TUPAMARO.

Después de las elecciones del 15-O se ha desatado una cacería de brujas en la oposición venezolana por parte de sus principales dirigentes, así como lo está leyendo, no los persigue el gobierno, se persiguen y se insultan entre ellos mismos.

Ayer se desataron las bajas pasiones y le han dicho de todo a la nueva gobernadora del Táchira, ni se diga de las maldiciones que los lechuguinos y petimetres (Allup dixit) le han ofrecido al vulgar y ofensivo Sec. Gral de AD. Da pena ajena tantos improperios entre esos “compañeros de la Unidad”.

La rabieta mayor la agarró el saliente de Miranda, tiene sus razones, la gober de Táchira ha soltado la perla que Primero Justicia propuso a los adecos asilarse en el Distrito de Columbia, entiéndase Washington y gobernar desde allá. Cuando Ramos Allup se enteró soltó tremenda carcajada y dijo que siempre tuvo razón en decir lo que pensaba de ellos y de los violentos de Voluntad Popular, por cierto, estos ya se retiraron de la próxima contienda.

La paliza recibida días pasados ha demostrado que la tan cacareada unidad no existía, ahí en esa extinta mesa lo que predominaba eran los intereses personales y grupales ávidos de poder.

Mientras eso ocurre, el gobierno nacional de Nicolás Maduro y el de Lizeta Hernández en Delta Amacuro, seguirán trabajando para tratar de frenar tanta guerra económica y así poder llevar la mayor suma de bienestar y paz al país y a los Deltanos.

 

 

Loading...