Una bicicleta está en una casa de San Rafael, al norte de Tucupita. IMAGEN ILUSTRATIVA / Tanetanae.com.

Varios usuarios aseguran que ahora han decidido tomar los autobuses para guardar sus bicicletas, que habían estado usando ante la falta de combustible para la operatividad del transporte público. Han dejado a un lado este vehículo para evitar tener que comprar pronto sus repuestos en dólares.

La paralización del transporte público y privado- según el gobierno de  Venezuela– para prevenir el coronavirus y la falta de combustible durante el encierro social, obligó  a que  una gran cantidad de usuarios acudiera a las bicicletas. Esta iniciativa fue adoptada  por quienes viven distantes del centro de Tucupita.

Una bicicleta “20” usada, está valorada entre los 50 a 60 dólares en Tucupita, mientras que los repuestos como los cauchos y rines, mantienen costes entre 10 a 15 dólares.

Alexander Herreras vive en el sector Paloma y es uno de los decidió paralizar su bicicleta para evitar más gastos, de verse en la necesidad de adquirir repuestos, que son vendidos en moneda estadounidense.

“Los repuestos de las bicicletas están en dólares, cada dos semanas tenía que cambiarle un caucho porque se espichaba, gastaba 10 dólares en el caucho, sin contar con el rin. En un mes gaste 25 dólares para yo poder reparar la bici. Todos los días iba a mi trabajo».

La gobernadora Lizeta Hernández anunció que desde el pasado 1 de junio, el transporte público estaba autorizado a trabajar dentro del sistema  5+10 de Maduro.

Son varios  los usuarios que decidieron dejar de utilizar las bicicletas para tomar los autobuses y así trasladarse al centro de Tucupita. Otros siguen caminando aún porque no tienen bicicletas ni dinero en efectivo para saldar un pasaje.

Loading...
Compartir