Las condiciones de desigualdad social abren la brecha del atraso para los pueblos indígenas

Con la participación de cerca de 100 personas, el Observatorio de Derechos Indígenas Kapé Kapé, hizo un foro sobre la situación del derecho a la salud de los pueblos indígenas  en el estado Bolívar.

La actividad contó con la ponencia del antropólogo Aismé Tillett, quien destacó que la salud no se limita sólo al acceso a medicinas o personal médico, sino que comprende toda una serie de variantes que incluyen la prevención, la educación y en el caso de los pueblos indígenas, una aproximación intercultural que tome en cuenta su cosmovisión.

En este sentido destacó que no es casualidad que los pueblos indígenas sean los más afectados por epidemias como la malaria y el VIH y otras enfermedades endémicas, pues las mismas están  asociadas a condiciones de vida que distan mucho de ser las óptimas.

“Los pueblos indígenas son el sector más marginado y con los peores indicadores de salud. Se atacan las consecuencias, pero no las causas de origen”.

Tillet, quien ha trabajado de cerca con la Dirección de Salud Indígena del Ministerio del Poder Popular para la Salud, agregó que en los últimos meses esta oficina se ha enfrentado a serias dificultades económicas que le han impedido garantizar la atención médica a los pueblos y comunidades indígenas, especialmente en las zonas de más difícil acceso.

Sin embargo, reconoció que en los últimos 15 años ha habido un avance importante en la capacitación de personas de las mismas comunidades indígenas para la atención médica.

Finalmente planteó que es necesario diseñar políticas públicas en materia de salud, que además de tener como prioridad la dotación de medicinas y personal médico, respete, incluya y valore las características culturales de estos pueblos.

“El sistema debe hacer un esfuerzo por garantizar la salud de los pueblos indígenas, respetando su concepción de la salud”.

En este foro realizado en el Hotel Laja Real de Ciudad Bolívar, también participaron como ponentes los investigadores locales del Kapé Kapé, Maryaleno Cortes y Andrés Castro, quienes compartieron parte de los hallazgos del observatorio.

A propósito de las desigualdades sociales que empeoran la calidad de vida de las comunidades indígenas, Cortes apuntó que en Bolívar “el 97% de las comunidades indígenas no tiene agua potable” y que al menos el 30% de ellas no cuenta con una escuela para sus niños y niñas.

En este sentido, Andrés Castro agregó que según los testimonios de los maestros y líderes indígenas de las comunidades del Caura y otros puntos de Bolívar, la minería ilegal se ha convertido en la principal amenaza de la permanencia de los niños en las escuelas.

La actividad sirvió también para que instituciones como la Defensoría Indígena, Causa Amerindia Kiwxi, Dirección de Salud Indígena, Fundación La Salle y la Ucab participaran en el foro en busca de tejer redes que hagan posible la materialización de mejoras en la calidad de vida de los pueblos y comunidades indígenas de Bolívar y Venezuela.

Loading...