Cadáver de una niña, cuya tumba fue profanada en Tucupita | Tanetanae.com.

Personas desconocidas estarían profanando tumbas para así ganarse la vida en una de las coyunturas económicas más difícil de Venezuela. Una gran cantidad de venezolanos mantienen en su haber  cultural, la existencia de espíritus a los que, si les pide algún favor, estos les concederán la petición, pero para que así si materialice, debe haber un ritual de pacto.

Los que abren este tipo de portales entre lo terrenal y el “más allá”, son denominados paleros, brujos, espiritistas, entre otros;  serían los culpables de varias profanaciones de tumbas en Tucupita, la capital del estado Delta Amacuro; un pueblito donde abunda este tipo de mentalidades.

De acuerdo con una persona que aseguró tener conocimiento de cómo podría funcionar el mundo espiritual y sus consecuencias en los cementerios, los “brujos” en ocasiones solicitan restos humanos para lograr completar los ceremoniales, es por eso que varios de sus clientes hacen hasta lo imposible para cumplir.

“Los clientes pagan para que alguien  les lleve un ojo, una cabeza, un brazo, o una pierna de un muerto que ya está en el cementerio, es por eso que tú ves todo ese poco tumbas rotas”, dijo una fuente a Tanetanae.com.

En la misma red de beneficiarios están, desde luego, quienes finalmente hacen la “conexión espiritual”:

“Los brujos se llevan una plata más o menos, más que todo cuando le trabajan a políticos que tú los ves bajándose de grandes camionetas”, afirmó el señor consultado.

Entre los años 2017 y 2018, fueron denunciados públicamente al menos 10 profanaciones de tumbas, según reportes registrados por este medio de comunicación.  Dos  de estas vulneraciones conmovieron más a la sociedad civil en Tucupita, porque personas desconocidas se llevaron los restos humanos de dos niñas que habían sido sepultadas recientemente.

Loading...
Compartir