Las ruinas de nuestro Hotel California (+video/fotos)

 

Los azulejos de los baños dan testimonio del tímido lujo, que exhibió el segundo motel de carretera construido en el Delta.

Los destellos de color en los sanitarios y las torrecillas de los miradores estilo castillo, simulando una fortaleza medieval, generaban la imagen de un hotel Aladdin, en plena vegetación deltaica.

A esa ciudadela amurallada del placer, la destruyeron fácilmente los rateros, luego los roedores y ahora las ratas de 2 patas, que la han hecho su guarida.

Inaugurado con el siglo XXI, duró poco, mas fue el tiempo que tomó construirlo.

Un fatal fin e inicio de año concatenados, entre los días 31 y 2, fueron suficientes para darle una estocada mortal. En ese primer envión, se fueron colchones, lavadoras, aires, sabanas, bombillos, etc., equivalentes a toda una mudanza.

El personal de guardia lo abandonó ante la presunción de que nadie iría un 31D, a una cueva de lujuria y pasión, lejos de la familia, dejando el camino despejado a los vándalos.

Las 12 habitaciones, 6 por costado, las torres en las cuales quedarían secuestradas por horas las princesas, y la oscura soledad a ambos lados del camino brindándole de madrugada un aspecto sobrecogedor, se convirtieron en ruinas.

Su creador, proyectista, constructor y administrador, Arquímedes Landaeta, investigó a fondo sin recuperar nada. Ninguna conjetura, ni siquiera la de que estuvieron involucrados funcionarios de seguridad del estado, condujo a lado alguno, y al final fue el propio Arquímedes, quien terminó despegando las pocas laminas que quedaban del techo, antes de declararlo pérdida total.

Así terminó la historia del castillo del portón azul y el parque de diversiones contiguo en la vía de Guasina, convertido en un basurero, como el relleno sanitario que lo espera metros más adelante.

Letra de Hotel California 

En una oscura carretera del desierto
Viento fresco en mi pelo
Cálido aroma de colitas
Subiendo por el aire
Lejos, en la distancia
Vi una luz temblorosa
Mi cabeza se puso pesada y mi vista se nubló
Tuve que pararme para pasar la noche

Allí ella estaba de pie en la entrada
Oí la campana
Y yo pensaba
Esto podría ser el cielo o el infierno
Entonces ella encendió una vela
Y me mostró el camino
Se oían voces allá en el pasillo
Creo que les oí decir …

Bienvenidos al Hotel California
Un lugar tan encantador, una cara tan encantadora
Hay muchas habitaciones libres en el hotel California
Cualquier tiempo del año, usted puede encontrarlo aquí

Su mente es definitivamente enroscada
Ella tiene su Mercedes Benz
Ella tiene muchos muchachos guapos
a los que ella llama amigos
Bailan mucho en el patio
Sudor de verano dulce
Algunos bailes para recordar
Algunos bailes para olvidar

Así que llamé al capitán
Por favor tráigame mi vino
Él dijo que no hemos tenido aquel espíritu aquí desde 1969
Y todavía aquellas voces me seguían llamando desde lejos
Te despertaban en medio de la noche
Sólo para oírles decir …

Bienvenidos al Hotel California
Un lugar tan encantador, una cara tan encantadora
Ellos están viviendo esto en el Hotel California
Qué sorpresa tan agradable, preséntales tus excusas

Espejos en el techo, el champagne rosado en hielo
Y ella dijo que estamos todos prisioneros aquí
por nuestra propia voluntad
En las habitaciones del dueño
ellos se reunieron para el banquete
Lo apuñalaron con cuchillos de acero
Pero no pudieron matar a la bestia

La última cosa que recuerdo, yo estaba corriendo por la puerta
Tenía que encontrar el camino de regreso al lugar donde estaba
«Relájate» dijo el portero de noche
Estamos programados para recibir
Puedes hacer el Check-out cuando quieras, pero nunca te puedes ir.

 

Compartir contenido