Las serpientes de varias cabezas que mueven a Tucupita, la leyenda que se niega a morir (+vídeo)

Ilustraciones de Joine Ramos.

Pese a la invasión del internet en Tucupita, aunque con limitaciones, pero que ha cambiado la vida de los deltanos, la leyenda de la serpiente de varias cabezas que está debajo de la localidad, se niega a morir.

La serpiente que está debajo de Tucupita se movió como nunca antes el pasado 21 de  agosto de 2018. Los deltanos salieron abruptamente de sus casas y sitios de trabajo. Otros lloraban y rezaban, también pidieron perdón. Se trató de un sismo de 6,3 en la escala de Richter con epicentro en Yaguaraparo, estado Sucre, pero que también estremeció a la capital de Delta Amacuro.

La leyenda de la serpiente de varias cabezas la escuchó el profesor Juan José Jaramillo cuando apenas era un niño. Él ha documentado que la misma ha sido transmitida de generación en generación.

Tucupita es una isla protegida por un dique de contención. Es la capital de Delta Amacuro, al suroriente de Venezuela, en el delta del Orinoco. Su típico relieve la convierte en tierras inundables, con una exquisita vegetación, pero también de muchas leyendas, como la de la serpiente de varias cabezas.

«Es una leyenda mitológica», dice el profesor Juan José Jaramillo, al precisar que ha podido escuchar que este reptil no solo tiene dos cabezas, sino varias, repartidas en varios puntos de la pequeña ciudad.

Según la leyenda, cada vez que Tucupita tiembla, es porque el monstruo que lleva en sus entrañas se mueve. Normalmente lo hace para buscar un sitio con agua. Dicen que, si esta serpiente lograra salir a la superficie, la pequeña localidad desaparecería para siempre entre las aguas del Orinoco.

De acuerdo con los relatos, se trata de una serpiente de dos cabezas, una de ellas está debajo de la iglesia San José y la otra bajo la plaza Bolívar de Tucupita. Antes de la llegada de lo que varios adultos mayores denominan «la tecnología», ver al pequeño pueblo bajo un leve sismo, era escuchar, «la culebra se está moviendo».

Pero no sería el único animal en torno a una leyenda. La laguna de Coporito también encierra una similar. Se trata de un pueblo que está más al sur de Tucupita. Los pescadores de la zona aseguran que en tan pequeño espejo de agua se forman grandes olas, de dimensiones marinas. Ellos afirman que se trata de lo que llaman «una madre de agua»  (una especie de Dios con forma de anaconda y  poderes sobrenaturales).

Otro de los relatos sostienen que la laguna de Sacoroco, una comunidad del municipio Antonio Díaz, se secó luego de que la «madre de agua» que vivía allí, prefirió marcharse al río Orinoco. Sus pobladores cuentan que, cuando eso ocurrió, lograron ver una especie de zanjón que los condujo hasta el caño.

Vea a continuación un reporte que se hizo en vivo durante aquel sismo de agosto de 2018, cuando la serpiente o las serpientes de Tucupita se movieron.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta