Gob. Lizeta Hernández| archivo web.

El activista warao Jesús Jiménez cuestionó a la gobernadora de Delta Amacuro por no haber planificado bien la regulación de venta de combustible en el puerto de Volcán.

Jiménez considera que la estadía de familias warao en ese sitio constituye un modo de sobrevivencia  ante las demandas en sus comunidades de procedencia.

Para el médico warao, el gobierno debió tomar medidas en  el municipio Antonio Díaz antes de imponer una medida radical contra una problemática estructural. Los mismos debieron enfocarse en trabajo, salud y educación.

Las casas prometidas ya tendrían que estar listas en Tucupita, así como también un centro residencial para estudiantes liceístas y universitarios de Los Caños.

El pasado 20 de agosto la mandataria regional frenó las irregularidades que se cometían entorno a la venta  de combustible. La toma de decisión ha afectado a las familias indígenas que hicieron de la reventa de gasolina un modo de vida. Ahora no tienen nada.

Loading...