Imagen tomada de internet, sin autoría específica.

Los niños de antaño crecieron fuertes y sanos tomando leche materna y de vaca, sobre todo en los campos. No todos los organismos reaccionan igual a los alimentos que se consume, pero en la Venezuela de la crisis, las alternativas afloran ante la pobreza.

Algunos deltanos han asegurado que ahora han optado por adquirir la leche de vaca recién sacada para alimentar a sus bebés ante los altos precios de las fórmulas lácteas.

Un litro de leche de vaca mantiene un coste de 150 mil Bs, mientras que una fórmula de nombre, NAN, vale cuatro millones de bolívares en las farmacias de la localidad.

Joel García es una de las personas que, para poder alimentar a su bebe, ha preferido comprar el litro de leche recién sacada del ganado, porque asegura es más barato.

Él vive junto a su esposa y le ha tocado mantener a su niña de 2 meses, apostando por la leche de vaca  para poder alimentar a su bebé. Un litro de leche de vaca puede ser usado para seis raciones de alimentos.

“Prefiero pararme temprano e ir para algunos comercios para comprar  la leche de vaca recién sacada, que la traen de las fincas,  porque es barato y dura más”, dijo el señor García de 35 años de edad, quien añade que, aunque puede causarle daño- hasta ahora no- es la única opción ante su bajo ingreso monetario.

Loading...
Compartir