Liderazgo de un entrenador

José Cedeño.

Una de las características, que llama mucho la atención en una persona que es líder es la “presencia” y sus distintas formas de comunicar. Lo expresado anteriormente lo demuestran algunos entrenadores con sólo entrar en una rueda de prensa, entrenamiento o al juego; sus acciones hacen que los demás lo vean como alguien valioso y con “algo” especial.

La compostura y efectividad que facilita a la persona conseguir una relación estrecha con los demás cuando interactúa con ellos es parte del liderazgo. Si el entrenador es un líder, sin duda que es un profesional, que encamina a su equipo para que alcance el rendimiento esperado, según lo que se ha programado. Es una opción que muchos conocen pero pocos aplican, las personas que dirigen deben ser auténticas consigo mismas, para madurar y obtener los resultados deseados.

El entrenador que desarrolla dotes de liderazgo sabe gestionar las relaciones personales con el resto del cuerpo técnico, jugadores, directiva, aficionados y medios de comunicación y, además, es capaz de tener inteligencia emocional y social para solucionar cada compromiso o problema del día a día, pero sobremanera sabe la forma de cómo resolver y encontrarse consigo mismo en clara concordancia de pensamiento, expresión y acción.

Que tenga un carisma personal, que haga despertar en las demás personas mucho entusiasmo, son virtudes del liderazgo. Este carisma en muchas ocasiones es como un magnetismo, cuya presencia se manifiesta desde la humildad y en la relación con las personas que lo rodean para que haya una mejora en quien emite y en quien recibe.

Quien suscribe, ha tenido el honor de compartir con entrenadores, que con una palabra en el tiempo de juego, o en el descanso han logrado la transformación necesaria.  En otras ocasiones no han tenido ni que decir una palabra, con su presencia han transformado al equipo, ya que el lenguaje no verbal estaba expresando lo que cabía decir.

Nadie sigue a un entrenador que no se expresa desde sus adentros, desde su ser, desde la pasión por lo que hace; se debe actuar desde el interior, con el alma, siendo así, el equipo le sigue ya que está mostrando sin ego el camino correcto a todas las personas. Lo anteriormente nombrado lo hará un entrenador líder o con un liderazgo tácito, y esto lo conllevará a mostrar la visión de triunfo al equipo que dirige.

Amigos lectores, aquello que se pretende crear y que todavía no existe, es posible construirlo con un verdadero entrenador líder, que indique la ruta a seguir de la mejor manera posible, sin efectismos ni engaños; todo ello apuntará hacia la mejora tanto personal, como colectiva, y en distintos aspectos de la sociedad, para los que estamos obligados a aportar, ya que el futuro aun cuando no ha llegado, nos lo exige desde nuestros adentros. Hasta aquí el espacio, agradecido de todos y hasta la próxima con el favor de Dios. @joseceden.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta