Lizeta ha puesto todo su empeño en derrotar a Alexis Gonzalez el domingo

Lizeta tiene las manos sueltas para maniobrar.

Con Alexis fuera del Psuv y las restantes alcaldías prácticamente aseguradas, la gobernadora tomó el timón de la campaña y pisó el acelerador, está concentrando todos sus esfuerzos en Tucupita.

Se puso los pantalones, encaró a Alexis y convirtió la campaña en un tú a tú, que liberó de presión a Loa y le permitió caminar a sus anchas.

La categoría de lideresa regional, adquirida luego de su segunda reelección y de las barridas del presente año, le da la fuerza necesaria para contar con la anuencia nacional del partido de gobierno y con la maquinaria local en pleno.

Alexis, cabeza visible y prácticamente la única figura gubernamental de peso en el Delta de la corriente político partidista impulsada desde Monagas, representa el último escollo para alcanzar el control total del Psuv estadal, por eso el empeño de Lizeta.

En los momentos preliminares del proceso electoral, en el comando de campaña psuvista preparan un aparataje demoledor encarnado en recursos, transporte, logística, comunicaciones, y también, porque no decirlo, en mecanismos de presión, en obstáculos sobre la vía opuesta, en ofertas, en demandas, en acomodos, en modos y maneras de boicotear la acción del contrario.

Los desertores del alexismo y los lizetistas quieren darle a probar de su propia medicina, de las mismas dosis que le suministró el alcalde a sus rivales de los dos procesos electorales previos.

Y Lizeta quiere que sea su victoria, la victoria de Lizeta.

Loading...