Lizeta Hernández, gobernadora de Delta Amacuro. Imagen ilustrativa / Tanetanae.com.

Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, ha estado serena y en su alocución del miércoles ha ignorado a Jesús Hidalgo, el dirigente político que la atacó con severos cuestionamientos el pasado lunes; una realidad que en política, se define quién aventaja en todos los sentidos a cada quien. “Quien desafía se sabe perdedor”, una estrategia que el constituyentista seguramente revisará.

La sociedad civil esperó más de Jesús Hidalgo, el dirigente que apenas se mostró como un muchacho rebelde y se dedicó a cuestionar, pero no a proponer. Un punto negativo para el joven que se ha desligado del gobierno.

Los cuestionamientos de Hidalgo se revirtieron en su contra en la calle y a través de las redes sociales. Lo han tildado de cómplice por apenas asomar las presuntas anormalidades de la administración regional, una vez fuera del poder del Psuv.

Hernández, en cambio, estratégicamente y siguiendo principios de la política clásica (y que ha funcionado), el miércoles ha ignorado por completo a Hidalgo. En cambio, su alocución estuvo cargado de propuestas y de  “logros” (Se refiere al discurso en el contexto de los cuestionamientos).

Su estrategia para salir al paso de Jesús Hidalgo, estuvo aliñada con la teoría pregonada del socialismo del siglo XXI, una iniciativa que ensalzó lo ignorado que estuvo Hidalgo, que empezó- desde el punto de vista mediático- con el pies izquierdo.

 

Loading...
Compartir