Gobernadora del estado Delta Amacuro

Lizeta llegó al último tramo de esta pelea de la resistencia. Se avecina una etapa muy dura, donde al frente de lucha encabezado por Yelitza se le añaden el desgaste gubernamental, el cansancio físico, la natural necesidad de renovación, el repunte de la oposición y la crisis del país.

Este round, el 9, encierra un simbolismo particular, se puede decir que la pelea se inclinó levemente a su favor en los 8 anteriores y es ahora cuando comienza la disputa de verdad, quien llegue más fresco, quien haya dosificado mejor sus fuerzas, quien tenga la esquina mas experimentada saldrá airoso, al otro le tocara despedirse de los primeros planos.

Durante los ocho asaltos anteriores observamos una historia bastante reconocible, los cuatro primeros Lizeta tratando de desprenderse del directorio impuesto por Yelitza y del yugo partidista, totalmente a favor de la clavellinera, los cuatro restantes intentando hacerse con las direcciones nacionales, con los estamentos legislativos, y sobre todo con las alcaldías, allí es donde se le ha puesto difícil.

En todo ese proceso ha dado un vuelco un país y empiezan a hacerse presentes otros factores, a pesar de que cuenta con el apoyo de Maduro, ya no está Chávez, el paraguas de la revolución, el escudo protector, ahora todos deben salir a dar la cara sin el ángel tutelar, por ende han de batirse en otros terrenos y con otros métodos.

Algo de suerte ha tenido, quienes ven a Yelitza como una fuerza omnipresente y todopoderosa están muy equivocados, hoy en día la gobernadora monaguense está luchando su propia batalla por sobrevivir. Los alcaldes y la alcaldesa no cuentan con su figura ni con la de Chávez como escapulario, asidero o excusa, y Diosdado, su mentor político, está de capa caída, ya no se le ve como el hombre fuerte de la revolución, hasta lo regañan en el parlamento.

Lizeta sabe que nunca será todo lo popular que le gustaría ser, sin embargo abriga una esperanza, le encantaría reeditar la última escena del Padrino, donde los lugartenientes de Yelitza, la alcaldesa y los alcaldes, le rindan tributo y reconozcan su autoridad. Estamos a las puertas de eso o ante una humillante derrota por nocaut donde eche por la borda los puntos que ha acumulado.

Se avecina la última etapa de esta terrible batalla.

Loading...
Compartir