Un mototaxista lleva a un usuario por la calle Petión de Tucupita. Imagen ilustrativa / Tanetanae.com.

La coyuntura generalizada por la que atraviesa Venezuela, obliga a los deltanos a realizar trabajos que no hacían antes, para- esta vez-  generar un ingreso monetario extra.

Justo Martínez es uno de los deltanos que, a pesar de percibir un salario por el Ministerio de Educación, decidió trabajar como mototaxista en la localidad, para generar un sustento monetario extra y así sobrevivir a la crisis de Venezuela.

Martínez se desempeña como docente de educación física y entrenador deportivo, específicamente en la disciplina del voleibol. A medida que avanzaba la crisis en el país, decidió subirse su motocicleta y salir a trabajar como mototaxista.

“A medida que la crisis iba avanzando, hemos tenido que hacer otro tipo de actividades que no se hacía antes”, afirmó.

Aseguró que con estos dos trabajos ha logrado mantener a su familia. Su esposa también ha implementado una labor que no hacía antes. Ahora es costurera y vende confiterías en casa.

Cuando Justo Martínez sale a trabajar en su motocicleta, ella se dedica a vender dulces y a remendar ropas viejas.

“Antes en mi casa no se vendía dulces, no se bordaba, pero ahora mi esposa ha vuelto a coser”, afirmó.

Loading...
Compartir