Lo que los deltanos extrañan comer y ya no lo hacen por la crisis

Los constantes incrementos de precios en los productos alimentarios, han dejado sin opción a la mayoría de las familias. Solo pueden adquirir los rubros más baratos, olvidándose así de algunos platos que solían comer antes de la crisis.

Iladio Ydrogo, quien fue una de las personas abordadas, dijo que extraña desayunar empanadas en las calles de Tucupita, cada vez que sale muy temprano de su casa. Asegura que ahora no todos tienen acceso a ese tipo de desayunos.

“Yo extraño comer empanadas bien resueltas, hace rato me compré una empanada y un refresquito y ya gasté 1 millón 200 mil bolívares. Ya no podemos desayunar como antes”, manifestó el ciudadano al ser consultado.

Asimismo, Freddy Marcano, vecino del sector Paloma de Tucupita, aseguró que extraña comer queso amarillo, jamón, carne de cochino, leche pasteurizada y algunas frutas importadas como la manzana y la pera. Manifiesta que por la situación económica que atraviesa Venezuela, no tiene acceso a ese tipo de rubros.

Marcano culpó al gobierno de Venezuela por devastar la economía en el país, en el que ahora, los ciudadanos no pueden tener acceso a diversos rubros alimentarios que era común adquirir en años anteriores.

Otro ciudadano dijo que actualmente no puede adquirir carne en bistec, solo trata de comprar hígados o pescados, cuyos precios son más accesibles.

 

Compartir contenido