8 horas de viaje por río no impide labor educativa de Fe y Alegría en el Delta.

A pesar de tratarse  de una buena iniciativa por parte del Ejecutivo Nacional, las denominadas Misiones Socialistas no han dado  continuidad a los trabajos de alfabetización en los más alejados caños del delta del Orinoco; caso contrario, desde hace 15 años, Fe y Alegría, tras 8 horas de viaje por río, no ha detenido su compromiso.

La alfabetización de las poblaciones más desasistidas, caso de los indígenas y campesinos, es la principal razón de que el movimiento educativo, se mantenga en esta región del país.

En el estado Delta Amacuro, Fe y Alegría atiende a un total de 600 estudiantes que, por alguna razón,  abandonaron sus estudios en el sistema regular. 12 Centros Comunitarios de Aprendizaje distribuidos en los municipios Casacoima, Antonio Díaz y Tucupita, brindan una nueva esperanza a los jóvenes y adultos.

Particularmente,  en el centro de retención y resguardo, Guasina, varios reclusos son incluidos al sistema que brinda la institución, además, personas de la diversidad funcional son abordados con la mística educativa  que caracteriza al corazón más grande de Venezuela.

Invasión a los medios

Desde el pasado lunes, en toda Venezuela, Fe y Alegría emprendió la campaña anual de visita a las diferentes plataformas televisivas, radiales y de prensa escrita, el motivo: dar a conocer el trabajo y la experiencia del movimiento de educación popular que nació en la ciudad de Caracas, hace más de 60 años.

En la capital deltana, orientadores y participantes invadieron las diferentes emisoras de radios y de televisión para compartir las historias que cambiaron parte de la realidad de sus vidas.

 

 

 

 

Loading...
Compartir