Lo que no hay es plata: «burata ekida»

«Burata ekida», es la frase en el idioma indígena warao, que los no aborígenes también conocen en todo el estado Delta Amacuro, y significa: «no hay dinero».

Es lo que ocurre en Tucupita. El movimiento comercial agoniza porque la gente no tiene plata. Si bien los empresarios deltanos han dolarizado todos sus servicios, el usuario, quien les compra, no tiene dinero. Sus bolívares pierde valor cada día . Sus salarios no son saldados en divisa extranjera.

«Uno es el que está más jodido (devastado) porque en el comercio nos cobran en dólares o al cambio, pero a nosotros nos pagan en bolívares, esto está cada día peor», dijo Luis Rojas, un hombre de 35 años de edad que trabaja para la gobernación del estado Delta Amacuro.

La mayoría de las personas que son y están en el estado Delta Amacuro, dependen de algún ingreso por las nóminas gubernamentales. El sector privado, a pesar de otras carencias que les traban crecer y estabilizarse, saldan un salario superior que el del Estado venezolano.

Estas personas habían estado sosteniéndose con emprendimientos propios antes de la pandemia del coronavirus, pero esta enfermedad quebró sus sueños y hasta ahora no logran levantarse, generando más pobreza entre las familias, que acuden a alternativas alimentarias muy por debajo de lo recomendado.

«Todos se van para su casa temprano porque no tiene plata, lo que medio tienen lo gastan en una harinita, casabe, cosas así y se va a pies hasta su casa, porque ni para el pasaje le queda», dice Andrés González, un joven que trabaja en un abasto del centro de Tucupita.

Llegado el mediodía, Tucupita queda desierta, todos buscan llegar pronto a casa, en una localidad donde los comerciantes se han dolarizado, los trabajadores cobrando en bolívares, sin gasolina, sin gas, ni transporte.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta