La camioneta blanca del señor Vinces / Tanetanae.com.

Lexio Vinces, es un señor de 59 años de edad. Cuando no está haciendo cola en los surtidores de combustible de Tucupita, se dedica a recorrer las calles de la capital deltana, para hacer carreras a lugares lejanos; incluso, realiza viajes a ciudades fuera del estado Delta Amacuro.

Vinces, su esposa y sus dos hijos, viven en la comunidad de El Palomar, una localidad que está en la carretera nacional de Tucupita.

Cuando él no aguarda en las  colas de las estaciones, se dedica a cargar pasajeros, realizar viajes, mudanzas,  o simplemente se pone a reparar equipos de refrigeración.

“Yo ahorita estuviera haciendo viajecitos o dando vueltas en mi camioneta para hacer carreras”, lamentó el hombre, quien se encontraba a la espera de ser surtido de combustible.

A eso de las cinco o seis la mañana, Vinces se estaciona con su camioneta a las afuera de la parada de autobuses de nombre miniterminal, esperando a los usuarios para hacer su primer viaje.

La labor de él, es prestar su colaboración a las personas que no cuentan con transporte para llegar a sus casas.

“En mi camioneta meto como 12 personas. 10 en la parte de atrás y 2 en el asiento de adelante”, dijo Vinces.

Aun cuando la estación de  servicio le expende un total de 30 litros de gasolina, Vinces la utiliza para “medio” trabajar y así lograr comprar comida y mantener a su familia.

Loading...
Compartir