Foto de aporrea.org

Desde junio de 2007, una rara enfermedad mortal y misteriosa acabó con la vida de 38 waraos en poco tiempo en el municipio Antonio Díaz, los fallecimientos causaron temor y pavor en el pueblo indígena y propició la creación de una comisión para investigar las causas encabezada por Conrrado Moraleda, junto a Enrique Moraleda, Norbelys Gómez, Tirso Gómez, antropólogo Charles Briggs y la Doctora Clara Matini,

¿Qué dijo la parte oficial?

En un principio, el gobierno atribuyó las muertes a una intoxicación por ingerir alimentos dañados y culpó a las madres de los infantes, posteriormente señalaron al pescadito conocido como “Tamborin” (por su condición de pez tóxico) como el causante de los decesos y ofendió a toda una nación que se sintió discriminada en la salud cuando histórica y tradicionalmente, han conocido sobre la toxicidad del pez.

Una comisión emprendió la movilización hasta Tucupita, pero al  no obtener respuestas, viajaron hasta Caracas donde la cobertura mediática resultó ser decisiva en las actuaciones oficiales posteriores.

¿Qué causaba la misteriosa enfermedad mortal?

Dolor de cabeza, malestar general, dolor de estómago, dolor torácico, sensaciones sensoriales alteradas (hipersensibilidad al tacto), picazones en los pies, parálisis de los miembros de forma ascendentes hasta los miembros superiores, dificultad para tragar sólidos y líquidos, hidrofobia (miedo al agua),  salivación espesa, convulsiones y rigidez espástica momentos antes del muerte.

Sobre este misterio ya existe un libro “Una enfermedad monstruo” que narra toda la lucha warao desde los primeros casos, las muertes, movilizaciones y todo un trabajo narrado por sus mismos protagonistas. Quien tenga la posibilidad de leer, es un texto que evidencia verdades incómodas para el gobierno y sus viejas idolologías institucionales.

Loading...
Compartir