Si yo fuera Loa, llenaría de tierra la fuente y sembraría flores

Si yo fuera Loa, llenaría de tierra la fuente y sembraría flores

La fuente del paseo ha significado un enorme derroche de recursos para continuar siempre igual. Nunca ha superado los tres meses funcionando de seguido. Igual la de la plaza.

Los repuestos no se consiguen, las tuberías se van tupiendo y cuesta una millonada repararla.

Para empezar, puede que no haya sido la mejor ocurrencia, una fuente de agua justamente al frente de uno de los ríos más caudalosos de Venezuela y de uno de sus canales más anchos. Realmente no era necesaria.

Si yo fuera Loa, la llenaría de tierra y sembraría las flores más bellas que se hayan conocido.

Perdería de esa forma su carácter de basurero público, le ahorraría trabajo a la municipalidad y a sus humildes obreros, y acicalaría el paseo.

Lo mismo haría con la laguna artificial que se encuentra cerca del muelle, bastante agua que hay a metros, un verdadero espejo natural, como para tener un pozo de insectos y alimañas.

Si yo fuera Loa…

Compartir contenido