Monagas es tierra de impunidad para los deltanos caidos en sus predios

Monagas se ha convertido en tierra de impunidad para los homicidas de los deltanos.

Es la clásica zona de guerra donde se ajustan cuentas y nadie es responsable.

Las muertes no generan mayor repercusión pública y pasan rápidamente a olvido.

Los pandilleros de estas latitudes han escogido Monagas como un lugar para dirimir cuentas, un espacio para matar; también los ejecutores foráneos asesinan a los coterraneos en ese ámbito geográfico, nadie los investiga.

A quien pretenda esconder algún familiar en aquellos predios, que sepa que no está seguro, no hay peor sitio para ese cometido.

Isaías Isdarviz Vizcaíno Jáuregui, José Antonio Wagner Barrera y José Ramón Aular Martínez, son prueba de ello.

Para los nacidos en esta tierra, en Monagas no hay justicia.

Loading...