Foto de archivo web.

Habitantes de Los Guires han puesto una vez más en evidencia la galopante inseguridad que reina en Delta Amacuro, al asegurar que los conucos familiares no se salvan de la acción de hampa.

Racimos enteros de plátanos, cambures, yuca, y otras delicias del campo han sido sustraídos de forma continua, dejando a los propietarios sin la esperanza de alimento.

Para muchas familias es el único medio de ingreso económico, o la única forma de garantizar el alimento, por tanto, tras los hechos, se quedan totalmente desamparados.

Por tratarse de una zona rural, donde la presencia de los cuerpos policiales es mucho más reducida que en zonas urbanas, el número de hurtos ha aumentado considerablemente, así lo dio a conocer Antonio Maurera, habitante de la comunidad.

Maurera también se refirió a la precaria situación en que viven, y las grandes deficiencias en los servicios públicos como el agua, “no tenemos agua, tenemos que beber agua de la laguna”, aseguró.

 

Loading...
Compartir